Gerardo Sanz "El alcalde de Llanera da su último golpe de autoritarismo, pretende hipotecar al próximo gobierno de Llanera con sus caprichos y sus cabezonerías"

Publicado el 06/05/2015

Al final de una legislatura en la que el alcalde de Llanera solo ha sido capaz de llevar adelante un presupuesto municipal en 2013 , y con el agravante de que cuando tenía mayoría absoluta tampoco era capaz de aprobarlo, no sirve que se escude en las cubiertas de las pistas de los colegios para aprobar este presupuesto de la forma que pretende hacer.

Máxime además, cuando nos encontramos con que el presupuesto del 2015 nunca va a estar aprobado definitivamente hasta pasadas las elecciones del 24 de mayo. Por lo tanto, el alcalde de Llanera pretende hipotecar al próximo gobierno de Llanera con sus caprichos y sus cabezonerías. Un presupuesto que además tiene informes desfavorables de intervención.

En plena efervescencia de la precampaña de las elecciones del próximo día 24, Avelino Sánchez se ha embarcado en una travesía de promesas erráticas. Entre ellas las relacionadas con las cubiertas de las pistas deportivas de los colegios públicos.

No deja de llamar la atención ese hecho, si pensamos que se trata de un asunto que lleva coleando al menos desde hace la friolera de 17 años, al menos por lo que toca al Colegio Público de Lugo de Llanera. Petición antigua respaldada por una concentración de padres y madres frente al ayuntamiento, y por la cual poco menos que fueron insultados por el mismo alcalde que ahora les promete el oro y el moro.

No hay que olvidar que por aquellos años, el actual alcalde gozaba de una cómoda mayoría absoluta, además de dinero suficiente en las arcas municipales, sin embargo, nada hizo, como tampoco lo quiso hacer con el dinero aportado por sendos planes E, de los años 2009 y 2010.

En éste último año, los proyectos a financiar eran los destinados a las nuevas tecnologías y a la inversión en instalaciones deportivas. Ahí podrían haber encajado perfectamente las pistas de los colegios y, sin embargo, a Avelino Sánchez no le pareció apropiado hacer esa inversión.

La disculpa más esgrimida a lo largo del tiempo ha sido la de la falta de competencias municipales en materia de colegios, desviando la atención hacia la administración del Principado.

Por su falta de interés a la hora de negociar el presupuesto municipal, se dedica a culpar a la oposición de estar poniendo impedimentos a una obra que todos los partidos consideramos muy importante, y se dedica a intentar engañar, no sabe hacer política de otra forma, a las asociaciones de padres y madres y a la opinión pública.

Otra vez estamos ante la táctica del calamar, de soltar tinta para esconder lo que no es más que incapacidad de gestión, la de escurrir el bulto culpando al Principado, a la oposición o a cualquier otro factor. Los vecinos de Llanera no se merecen esto y padres, madres y alumnado de los centros públicos, mucho menos