Llanera organizó una charla sobre las ganaderías de leche ecológicas con el modelo de una agrupación francesa

Publicado el 10/08/2017
El tapin Llanera organizó una charla sobre las ganaderías de leche ecológicas con el modelo de una agrupación francesa

Fueron muchos los ganaderos interesados en la leche ecológica los que acercaron a la Casa de Cultura de Lugo de Llanera para escuchar la charla organizada por el Ayuntamiento, en la que un ganadero francés, Franck, y su mujer, Natalie, empleada de la Agrupación de Ganaderos de Leche Ecológica Biolait ofrecieron su experiencia en este sector.

 Franck comenzó en la ganadería al jubilarse sus padres, que le dejaron en herencia una explotación en Toulouse de 90 reses de leche en convencional, donde el precio de la leche amenazada su existencia y tras hablarlo con su mujer decidió optar por lo ecológico, para ello redujo el número de vacas a 60 y uso las 100 hectáreas, donde el 90% de lo que existe es hierba y el otro 10% pastos de cereales. Su producción es de 350.000 litros. “Comencé en 2009 a trabajar en ecológico el cambio ha sido más mental que de técnica, ya que las costumbres estaban arraigadas pero hubo que hacer un cambio, además estaban las presiones de las empresas que nos decían que no lo íbamos a lograr. Este tipo de ganadería nos da libertad de hacer lo que queremos”, afirmó. La producción de las vacas es de 6.000 kilos de leche en 305 días.  En la actualidad ha pasado de plantearse dejar la ganadería a pensar en contratar a sus hijos en la misma en un fututo. El precio de la leche ecológica es más elevado que el de la leche convención.

Natalie trabaja en la Agrupación de Ganaderos de Leche Ecológica Biolait, que se creó en 1994 por un grupo de seis ganaderos de Bretaña y con los años ha ido creciendo, en la actualidad la forman 1.000 ganaderos y cuentan con 100 clientes, la mayoría empresas francesas aunque ahora se han interesados dos españolas. Los ganaderos son los que ponen los precios y deciden a quien vender la leche, “lo que se pretende es conservar el precio y en ocasiones hemos optado por disminuir la producción para mantenerlo”, apuntó. Los ganaderos no pueden aportar más del 20% de la producción, para que uno no tenga más peso que los otros y los repartos sean equitativos.