[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Ángel Fernández-Peña recordó su trayectoria en el asociacionismo de Lugo de Llanera

Publicado el 19/08/2017
El tapin Ángel Fernández-Peña recordó su trayectoria en el asociacionismo de Lugo de Llanera

El presidente de la Asociación de Vecinos Cafamilu, Ángel Fernández-Peña, fue el encargado de dar el pistoletazo de salida a las fiestas de Santa María de Lugo de Llanera con la lectura del pregón, donde reconoció que aunque no es llanerense de nacimiento se siente como uno más, ya que lleva cuatro décadas residiendo en la localidad.

Fernández-Peña explicó que sus primeros contactos con esta población fueron con motivo del servicio militar que realizó en la Cruz Roja en el puesto de socorro de Pruvia, “conocí el concejo y sus fiestas en la elección de las reinas que se hacía por aquel entonces en el restaurante Santarosa, también y más importante conocí a quien hoy es mi mujer, a la que tenéis que dar las gracias, pues si no fuera por su implicación y comprensión dejándome dedicar el tiempo que dediqué a estas fiestas y a otras actividades en las participe”, comentó.

El pregonero comentó que todo empezó con su traslado a Robledo, donde se hizo socio de COLUFE y CAFAMILU, “cosa que a mi entender son los primeros pasos para integrarse en una nueva comunidad. Como espectador disfruté de la fiesta como un vecino más, sin pensar en todo el trabajo y dedicación que lleva la realización de la misma y que por aquel entonces recaía en Gonzalo “El Presi”, como mí me gusta llamarle, los lugares en el que se desarrollaban esos años fue a mí parecer los mejores que conocí, el solar del actual parque y los antiguos jardines de Aniceto”, apuntó.

En su discurso no quiso olvidarse de uno de sus grandes amigos y artífice de su participación en las distintas actividades que realizó en Lugo de Llanera, José Manuel Casaprima, al que considera un colaborador infatigable en cualquier actividad que se realizase, pero siempre en segundo lugar pues no es nada amigo del protagonismo. “Con él empecé a conocer las distintas tareas que trae consigo la realización de las fiestas que no son pocas, como el cobro de recibos, venta de lotería, rifa “xata”, espicha de Semana Santa, realización y cobro del libro, reparto del bollo, limpieza del prau, el Kermés, la carrera ciclista, los juegos infantiles, contratación de orquestas, ponerse de acuerdo con los feriantes, la cabalgata de reyes(que esa época corría a cargo de la comisión) y no sé si me olvido de alguna” explicó.

El pregonero aseguró que con el relevo en la directiva por los componentes de la peña “Cianuro” se revitalizó y crearon nuevas facetas como la marcha cicloturista, el memorial de ciclismo Avelino Camacho o la participación de los barrios con una carroza para él desfile, y fue así como empezó a dar rienda suelta a su imaginación y afición a las manualidades y con la colaboración de algunos amigos se comprometió a la realización de la carroza de Robledo. “Los comienzos no fueron muy vistosos pero cumplieron su cometido, año a año fuimos mejorando y con la incorporación de una furgoneta que una de mis hermanas dio de baja pudimos pasar del remolque de tractor a una plataforma con la que dar otra perspectiva y vistosidad a los futuros proyectos, de este chasis salieron el tren, el autobús, el tranvía, el barco de Colón, el tambor y gaita, etc”, recordó.

Ángel afirmó que otra de las cosas con la que disfrutó fueron los disfraces que su familia realizaba para la jira cicloturista, muchas veces sin tener en cuenta la complicación para el pedaleo de algunos debido a su aparatosidad como la vara de yerba, el troncomobil, el barón rojo, la montera picona, el caballero a caballo, etc.

“No quisiera acabar sin olvidarme otros personajes con los que compartí buenos ratos debido a las fiestas, el otro día coincidí con Amelia y revivimos tiempos pasados como los compartidos en las espichas de Semana Santa con el que fue su marido Ovidio, al que yo siempre recuerdo sentado pelando patatas y llamando Ramón a todos. También nombrar a “Pilichu” a José el de la casa, Pepín de Amancio cajero infatigable y perdón si me olvido de alguien. Una puntualización a mi antecesor en este menester, Jorge Robledo 2, el Cantu 1”, revivió.

Como colofón el pregonero solicitó a todos los vecinos que apoyaran a la Asociación de Festejos Amigos de Lugo, “que está ahora sufriendo para entretenernos estos años en los que las fiestas de prao, pues a todos los trabajos que ya os dije, hay que añadir las dificultades que hoy en día surgen como la actual burocracia, el botellón, la SGAE y la más fácil de solucionar por nuestra parte que no es otra que hacernos socios, pues creo que a ninguno de los que estamos nos gustaría el final de estas fiestas de Santa María que junto con las del “Carbayu” siempre estuvieron en lo más alto”, finalizó.

Durante el evento fueron nombradas las Xanas que este año son: Paula López, Alicia Gutiérrez y Carlota Álvarez, la Reina de las fiestas es Cristina García y las Damas: Laura Ochoa e Itziar Gueimonde.