Fallece Lorenzo Ramos Valdés. Gran impulsor de la Cultura, la Educación y el Ocio en Llanera.

De sus manos nació la fiesta de Los Exconxuraos.

Publicado el 25/08/2017
El tapin Fallece Lorenzo Ramos Valdés. Gran impulsor de la Cultura, la Educación y el Ocio en Llanera.Fallece Lorenzo Ramos Valdés
 Lorenzo Ramos: “El padre de los Exconxuraos” ( El Tapín Junio 2008 )

 Con motivo del VI Centenario de lo acaecido en Llanera, motivo desde hace 8 años de celebración, Lorenzo Ramos nos abre las puertas de su casa para compartir con nosotros como nacieron los Exconxuraos

 Nada tiene de particular, que Lorenzo Ramos nos abra las puertas de su casa decidido a responder a todas nuestras cuestiones, pues, si algo caracteriza a este gran hombre, es su hospitalidad y disposición para ayudar y colaborar, más aún, si se trata de algo que redunde en beneficio de Llanera.  Que mejor momento para abordarlo, que tras dar el pregón en las fiestas de Ables y con motivo del VI Centenario del hecho acaecido en Llanera y que hoy se celebra como fiesta del concejo: “Los Exconxuraos”.

 Pregunta.- Como tú mismo expresaste en el pregón de Ables, este pueblo tiene un significado especial para ti ¿Verdad?

Respuesta.- Fue allí hace 46 años donde conocí a Marisé y por eso siento gran afecto por Ables, en ese pueblo comenzó mi andadura en Llanera. Después, ya en San Cucao me establecí y me uní definitivamente al concejo.

P.- Partiendo de que tu vínculo con Llanera es profundo porque radica de tu mujer ¿Cómo te sentías con su gente?

R.- La verdad es que me integré fácilmente porque entablé muy buena relación con los vecinos, principalmente con la gente mayor. Con ellos echaba la partida, compartía comidas, recorríamos parroquias y me enriquecí muchísimo gracias a ellos, porque era el mejor medio para conocer las costumbres del concejo. Además las puertas de mi casa siempre estuvieron abiertas y de este modo integré a muchos nuevos vecinos que se establecieron en San Cucao.

P.-  ¿Por qué ese interés por Llanera?

R.- Considero que para disfrutar realmente del lugar en el que vives es necesario conocerlo, no basta con estar en tu casa y hacer tu vida, a mí lo que realmente me llena es vivir sus costumbres, conocer su historia y compartir con los vecinos.

P.- Es innegable tu gusto por las fiestas y tu participación en ellas ¿Qué fue lo que te motivó y te impulsó a organizar excursiones, romerías…?

R.- Las excursiones las realizaba principalmente para que la gente del pueblo tuviera la oportunidad de conocer lugares y disfrutar de una jornada con sus vecinos. Fueron un éxito, no fue fácil dejar de organizarlas porque me pedían encarecidamente que las hiciese. Muchos esperaban con ansiedad ese día, era una de las pocas oportunidades que tenían para salir de su pueblo. Por otro lado, había una carencia importante de alternativas de ocio para la gente joven. Yo siempre tenía la casa llena de chavales del pueblo y me di cuenta de que había que buscarles alguna actividad  para ocupar su tiempo. Fue entonces cuando comencé a madurar la idea de crear la asociación “Amigos de San Cucufate”, en 1996.

P.- La asociación fue el punto de partida para retomar las fiestas de San Cucao.

R.- Sí, fue fundamental. Antes de las fiestas del Carmen, yo organizaba la Misa de fiesta el día del Rosario con la rifa del ramo. Pero las fiestas del Carmen, ya eran fiestas en toda regla. Desde la primera romería que se hizo en 1996, San Cucao tuvo sus fiestas durante siete años.

P.- El abanico de actividades que traían consigo esas fiestas era muy amplio ¿Llevarlas a cabo supuso mucho trabajo?

R.- La verdad es que sí, resultaron ser mayores de lo que esperaba, Fue una de las primeras fiestas en las que se instaló carpa, el tren turístico fue pionero en Llanera, el festival del “Arroz con pitu” tuvo una acogida excepcional y el concurso hípico fue todo un éxito.

P.- Yo recuerdo que el concurso hípico atraía a mucha gente y llegó a cobrar mucha importancia dentro del escenario ecuestre.

R.- Hay que tener en cuenta que cuando se hizo, no existía el Asturcón, y por tanto era una novedad. Supuso mucho trabajo, se llevó a cabo durante 6 años y el éxito fue notable.

P.- Eran unas fiestas muy atractivas ¿Por qué desististe en su organización?

R.- El motor de las fiestas eran los chavales, éstos se fueron dispersando y llegó un momento en el que ya no era factible llevarlas a cabo. Además la idea de los Exconxuraos ya estaba muy presente.

P.- Llegamos a un punto importante, ¿Cómo surgieron los Exconxuraos?

R.- Cuando comencé con la asociación, no sólo era para organizar las fiestas de San Cucao, mi idea era una fiesta para el concejo, pero para llegar a ello había que contar con el resto de asociaciones y las fiestas de San Cucao fueron un buen comienzo.

P.- ¿Cómo les presentaste la idea al resto de asociaciones?

R.- Un día los reuní en mi casa y les dije que tenía en mente una idea de fiesta para el concejo en la que teníamos que estar presentes todas las asociaciones de Llanera. Lógicamente, a todos les pareció bien, pero no sabían cuál era el motivo de celebración, entonces yo, para explicárselo, les recité el poema que yo mismo había compuesto “Romance de los Exconxuraos”. En este poema se reflejaba lo que en 1408 había sucedido en Llanera y que era un hecho histórico de suma importancia como para hacerlo motivo de fiesta del concejo.

P.- En ese momento aunasteis fuerzas y os pusisteis a trabajar. Pañuelos, dulces, sacos… Todo con su significado.

R.- Sí, comenzamos a organizarnos. Se hicieron los pañuelos con el escudo original que había ideado de modo que se reflejase en él la esencia de lo ocurrido: contenía dos báculos que representaban a los obispos Don Guillén, quien pronunció la excomunión, y Don Diego, quien la levantó; la mitra ovetense a quien pertenecían los terrenos de Llanera y la Torre de los Valdés, a donde pertenecía el Encomendero. Los sacos con la soga para la procesión, rememoraba la forma en que los llanerenses partieron hacia la Catedral de Oviedo para pedir su perdón. Los dulces de “Casa Carlos” también llevaban el escudo y se hicieron con la idea de tener un postre típico de la fiesta. A todo esto, había que unir la tarea de  publicitarlo con megáfonos, en los medios, cantando el himno que habíamos compuesto en las fiestas de San Cucao y de mi casa…

P.- Sin duda alguna, el primer año de Exconxuraos tuvo mucho mérito porque salió todo de tu cabeza, tu trabajo y el de las asociaciones de vecinos y festejos del concejo ¿Cómo vio la idea el Ayuntamiento?

R.- La verdad es que me dieron todo el apoyo, ellos sabían que lo que estábamos haciendo era bueno para Llanera, y mi idea era que perdurase, la única forma de conseguirlo era cediendo el relevo al Ayuntamiento.

P.- No tuvo que resultarles difícil tomar la decisión visto el éxito del primer año ¿Cómo ves la fiesta ahora? ¿Crees que han sabido conservar el sentido de lo que se celebra?

R.- Creo que es una fiesta totalmente consolidada y con mucha aceptación. Lógicamente todas las actuaciones y actividades que en ella se realizan, deben estar sujetas al público, pues de lo que se trata es que sea atractiva para que la gente acuda a ella. El recinto ferial fue otro aspecto clave para el desarrollo de la misma, es el lugar ideal para celebrar una fiesta como la de los Exconxuraos. Es bueno innovar, pero lo fundamental es que no se pierda el sentido de lo que se celebra y por el momento así es. Hay cosas que tienen su significado y que están documentadas, la procesión con los vestidos de saco y la soga, el romance que relata lo ocurrido y el escudo, y creo que estos aspectos no deberían perderse. De hecho, si se le otorgó “El Urogallo de Oro” en 2007, fue por conservar las tradiciones.

P.-  ¿Qué cambiarías o que propondrías para años posteriores?

R.- Recuperaría la noche celta del viernes con la acampada, me parece que este tipo de música y ambiente está muy acorde con la fiesta. También pienso que sería bueno que la representación de la cena medieval se ajustase a lo que cuenta la leyenda: Don Diego Menéndez de Valdés ganó en duelos a los seis caballeros franceses para recuperar su torre… pues se contextuaría aún más la escenificación.

P.- La fiesta comenzó en el año 2000, ese primer año sin pregonero. Tú lo fuiste en 2003 ¿No piensas que sería más indicado que tú hubieses sido el primer pregonero?

R.- No, yo creo que estuvo bien así. Yo quería que se hiciese la fiesta y que saliese lo mejor posible, pero para nada quería protagonismo.

P.- Volviendo un poco a tu persona, eres un hombre de familia y de intensa vida social ¿Cómo se compagina?

R.- En mi caso sin ningún problema, tengo gran capacidad de trabajo y tiempo para hacer lo que quiero, además siempre he integrado a mi familia en mi vida social.

P.- Rompes con el mito de hombre de ciencias por tu interés por la historia, la cultura, tu gusto por escribir…

R.- Efectivamente es un mito, yo creo que no tiene nada que ver, una cosa es mi profesión y otra mis gustos e intereses.

P.- Pero como hombre de ciencias ¿podrías decirme el algoritmo para ser feliz?

R.- No sabría bien… a mí me parece fácil. Para mí, la familia es lo principal, estar contento consigo mismo y gozar de estar con los demás, la vida hay que llenarla. En mi caso, la fe, es un pilar fundamental para ser feliz.

M.A.R.

 

**Capilla ardiente: Tanatorio Los Arenales - Oviedo

Sala Nº: 7