Dieciséis familias se ven afectadas por los recortes en la Escuela Municipal de Música

Los padres también se quejan porque una de las clases está masificada con 35 alumnos de 8 a 10 años

Publicado el 13/09/2017
El tapin  Dieciséis familias se ven afectadas por los recortes en la Escuela Municipal de MúsicaAlumna durante unos de los conciertos de la Escuela Municipal de Música

La totalidad de los padres mostraron su desacuerdo al concejal de Cultura, Alfredo Rodríguez.

Un grupo de dieciséis familias ha mostrado al periódico El Tapín de Llanera su malestar y queja porque consideran que se está realizando una mala gestión y se están haciendo recortes en la Escuela de Música de Llanera que es un referente cultural en el municipio, motivo de orgullo para todos los llanerenses y con gran prestigio también fuera del municipio. Por todo ello la escuela cuenta con más de trescientos alumnos tanto del concejo como de los alrededores.

Los afectados consideran que los profesores son un pilar fundamental para la calidad de la enseñanza, los padres escogieron en su día esta escuela porque así lo entienden y siempre han estado muy contentos tanto con el profesorado como con el resto de personal que hace posible su funcionamiento.

Los familiares aseguraron que en septiembre de este año, en la reunión de principios de curso, se les informó que el profesor de piano “Agustín” ya no impartiría clase a 16 de sus hijos, que serían trasladados a otra profesora.

La totalidad de los padres mostraron su desacuerdo al concejal de Cultura, Alfredo Rodríguez, que ante sus petición de que reconsiderara su decisión, les citó el lunes día 11 de septiembre para volver a tratar el tema y proponerles alguna alternativa a la decisión inicial, de la que se hacía responsable como gestor de la escuela de música.

Los afectaron comentaron que el lunes 11 de septiembre, el concejal de Cultura se mantuvo en su postura y no les planteó ninguna alternativa posible que hiciera ver alguna voluntad negociadora por su parte. Los argumentos que les dio fueron los siguientes: “Los alumnos debían ser recolocados con otra profesora para llenar su jornada laboral, alumnos que habían sido previamente de la otra profesora. Esto es falso. Dichos alumnos nunca fueron alumnos de piano de otra profesora, dato que se refleja en el expediente académico de nuestros hijos y en los boletines de notas;  Habló de la herencia recibida de anteriores gobiernos (tirando balones fuera); Nos dijo que podía no haber venido, como hacen otros políticos y mantuvo una sonrisa en la cara y una expresión impávida hasta que los padres nos cansamos de ser ninguneados y despreciados con su actitud”, comentaron los familiares.

Los 16 padres informaron al concejal que no les quedaría otro remedio que darse de baja en la escuela dadas las nuevas circunstancias, “lo que no le importó lo más mínimo, ofreciéndonos devolvernos la matrícula que habíamos pagado. Nosotros, los padres mantenemos a nuestros hijos en esta escuela y no en otra por sus profesores. De las 25 horas lectivas que tenía nuestro profesor, ahora tendrá 17. Salimos de aquella reunión con la sensación de que lo único que buscaba el concejal era ganar tiempo para no sabemos qué, intentando aguantar la marejada esperando que desistamos e imponer su decisión”, criticaron.

Los afectados consideran paradójico el asunto dada la reciente inversión económica para la ampliación y reforma del aula de piano, donde imparte la clase el profesor afectado. “El pensamiento del concejal se basa estrictamente en términos económicos y de ahorro, viendo en un gasto no necesario el mantenimiento de una escuela de calidad que según él no es obligación de este ayuntamiento. Piensa en recortar horas de profesores y no en llenar esas horas de contenido para potenciarla. Si los profesores están a expensas de cuánto cobrarán este año, porque las horas suben y bajan, a expensas de recolocaciones arbitrarias de los alumnos por la gestión del recorte, obviamente buscarán otros trabajos mejores y vendrán a Llanera sólo profesores recién salidos de sus estudios que tomarán la Escuela de Llanera como un lugar de paso en tanto encuentran un trabajo mejor en otro sitio. La temporalidad bajará la calidad, y si está se ve mermada bajarán las matriculaciones de forma directamente proporcional a la inestabilidad de la plantilla”, explicaron.

Los padres comentaron que de momento y con el planteamiento que existe, habrá una profesora dando clase a niños hasta las diez de la noche y a otro profesor con su familia descontento, porque se le acaba de bajar considerablemente su salario, “dos grandes profesionales que no merecen esto. Los padres afectados queremos poner de manifiesto las dificultades con que nos estamos encontrando para conciliar la vida familiar con unos horarios impuestos sin preocuparse lo más mínimo de las necesidades de los niños. Es increíble que un gobierno socialista baje la calidad de la enseñanza, juegue con el salario y merme las condiciones laborales de los trabajadores”, apuntaron.

“Así mismo se da el caso de un injustificado reparto de las tareas entre los profesores que parece ir más allá de una mera asignación eficiente de los recursos para, de una parte encubrir un fuerte recorte salarial en uno de los profesores a base de, por otro lado, sobreexplotar a otra de las profesoras. Se da incluso el caso de una clase masificada con 35 alumnos de 8 a 10 años”, concluyeron.