[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El restaurante la Tiendina La Venta del Puga amplía sus instalaciones con una terraza

En la inauguración se sirvieron diversos platos gallegos elaborados por el chef Miguel González

Publicado el 07/10/2017
El tapin El restaurante la Tiendina La Venta del Puga amplía sus instalaciones con una terraza

Con una pequeña fiesta para los amigos y clientes habituales anunciada por voladores y amenizada por la cantante Lu Reyes,  el restaurante la Tiendina La Venta del Puga (Pruvia) inauguraba este sábado una amplia terraza con capacidad para 50 personas.

El negocio regentado desde hace 4 años por el llanerense Eduardo García, ofrece unos platos caseros que han tenido una gran acogida, motivo por el cual sus comedores con capacidad para unos 60 comensales empezaban a quedarse pequeños sobre todos los fines de semana.  Los asiduos, que no querían quedarse sin comer, proponían de manera reiterada a Eduardo aumentar su negocio. Este tampoco es partidario de unas instalaciones demasiado grandes que desvirtúen el carácter familiar de su restaurante y por eso decidió que su nueva terraza diera acogida solo a medio centenar de clientes, pudiendo ser mucho mayor a juzgar por la gran explanada donde se ubica. "Podremos atender mas eventos como comuniones y reuniones de empresa, pero siempre ofreciendo ese toque casero y ese ambiente familiar y cercano que deseo mantener, aquí vienen amigos, familias, un público asiduo al que quiero mimar y conservar, dar de comer a unos 100 está bastante bien"

En torno a las tres de la tarde no había ni un solo sitio libre, la música "para escuchar" de Lu Reyes ameniza la comida compuesta por platos gallegos que el chef Miguel González (gallego también) preparó: mejillones al vapor, oreja y morro de cerdo, lacón con grelos, pulpo o pimientos del padrón regados por ribeiro y con una queimada como colofón.

La sobremesa estaba pensada para bailar, hubo quien se animó pero a la mayoría les costaba moverse tras el opíparo festín. Las felicitaciones a Eduardo García llegaban de todo lados, y los amigos no querían perderse la ocasión de hacerse unas fotos con él.