[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Coordinadora Ecoloxista de Asturies denuncia que el Principado reconoce que Caleras de San Cucao contamina y se lo permite

Publicado el 13/10/2017
El tapin La Coordinadora Ecoloxista de Asturies denuncia que el Principado reconoce que Caleras de San Cucao contamina y se lo permite

Es lamentable que la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente reconozca que hoy en el Bopa Caleras de San Cucao SA en Llanera siga contaminando y le permita seguir funcionando y ampliando sus instalaciones a pesar del grave impacto que supone para sus vecinos. 

A la Coordinadora Ecoloxista nos parece que el Principado con su publicación en el Bopa se ríe de los vecinos  de Llanera y de nosotros que llevamos años quejándonos y denunciando  el impacto de las actuales instalaciones, el riesgo que supone las ampliaciones previstas. 

Estamos hablando de una instalación con una actividad contaminadora del aire que los vecinos  de Llanera vienen denunciando desde hace décadas por el elevado polvo y ruido que generan en su entorno. 

El Principado informa hoy en el Bopa  que con fecha 16 de diciembre de 2014 se suspende la inscripción en el Registro EMAS debido a unas mediciones acústicas en el entorno de las instalaciones que dan como resultado el incumplimiento de las condiciones en materia de ruido establecidas en la Autorización Ambiental Integrada de la organización. Que a fecha de hoy casi 3 años después los graves hechos no están subsanados según reconoce el Principado en la publicación oficial. 

Hay que recordar en el año 2008 ya se aceptaron en los tribunales las denuncias por ruido de los vecinos. Si la empresa incumple las condiciones de la tolerante autorización ambiental integrada, porque se le permite seguir funcionando con esa precariedad. 

Porque no se le exige que tome medidas preventivas para disminuir el impacto ambiental que genera a sus colindantes, el Principado no puede ser un coladero con las empresas que contaminan, como vemos todos los días. 

La contaminación acústica se considera el exceso de sonido que altera las condiciones normales del ambiente en una determinada zona. Si bien el ruido no se acumula, traslada o mantiene en el tiempo como las otras contaminaciones, también puede causar grandes daños en la calidad de vida de las personas si no se controla bien o adecuadamente, como es el caso. 

Exigimos que de acuerdo a la autorización ambiental se paralice la actividad ante el incumplimiento continuo de las instalaciones, hasta que no se subsanen estos graves problemas.