[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El Restaurante Michem fue el lugar elegido para presentar la cosecha de la Faba Asturiana

Publicado el 26/10/2017
El tapin El Restaurante Michem fue el lugar elegido para presentar la cosecha de la Faba Asturiana

El Restaurante Michem de Villabona fue el lugar escogido por el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica  Protegida de la Faba Asturiana para presentar la cosecha. Este es uno de los productos más emblemáticos y exclusivos del Principado. Su cultivo se sigue realizando de forma artesanal. En la mayoría de los casos la siembra, la escarda de malas hierbas, la recolección y la selección del grano se realiza a mano, con la intención de optimizar la calidad del grano.

La cosecha de 2017 se espera que sea una de las más prolíficas de los últimos años, ya que en esta temporada se han sembrado 166 hectáreas de fabas asturianas, 32 hectáreas más que en 2016. Esto supone un incremento de casi el 20% sobre la cosecha anterior. En esta ocasión las condiciones meteorológicas han sido las idóneas para el desarrollo y crecimiento del cultivo. Las lluvias del verano y la escasez de precipitaciones durante el otoño han beneficiado el crecimiento de las vainas. En esta cosecha se han pesado vainas de 5 gramos, mientras que en la cosecha anterior no superaron los 3 gramos cada una.

Los 144 productores asturianos esperan recoger más de 200 toneladas de Fabada Asturiana IGP, por lo que se estaría hablando  de una cosecha, la de 2017, con cifras de récord, ya que se superarían las 100 toneladas de fabas certificadas, ya que en la cosecha anterior se certificaron 93,66 toneladas.

El Consejo Regulador de IGP Fabada Asturiana se creó en 1990 para la defensa del producto que ampara y de los productores y empresas envasadoras que lo comercializan, así como para afianzar y asegurar a corlo y largo plazo la producción y la rentabilidad económica de la misma. Para que eso se produzca se necesita el compromiso tanto de productores como de envasadores.

La autentica Faba Asturiana se cultiva en 31 de los 78 concejos asturianos. Para identificarla hay que tener en cuenta que se comercializa siempre envasada y con la contraetiqueta numerada del Consejo Regulador. Los envases autorizados para la venta al público son como máximo de 1 kilo en diferentes formatos.

El presidente del Consejo Regulador, Juan José Menéndez, ocupa ese cargo desde hace 4 años, siendo además productor de faba asturiana desde hace 27 años. Menéndez destacó que la faba asturiana cuenta con una gran calidad, que se la aporta el territorio gracias a la humedad y las condiciones climáticas, la tradición, la gastronomía junto con la distribución, el turismo y la agroalimentación. “Este es un plato para compartir, para tomarlo en familia y para hacer amigos. En estos momentos difíciles lo más importante es que el sector se una. El 37% son explotaciones regentadas por mujeres y se incorporó más gente y más hectáreas. Son gente joven que vienen a tirar para adelante. La marca Asturias vende siempre, lo que pasa es que se valora más fuera de la región, pero es un producto de calidad. Tienen unos costes de producción altos y un secado diferentes, la mecanización es imposible y se necesita mucha mano de obra y al final eso encarece el producto y sobre todo lleva trazabilidad que es lo que demanda el consumidor”, concluyó.

El director general de Desarrollo Rural y Agroalimentación, Jesús Casas, aseguró que el Principado tiene absoluta complicidad con el Consejo Regular y las perspectivas son ir a más, “somos conscientes que todavía hay mucho escenario a cubrir y que todavía hay que vencer alguna resistencia en la gente respecto a la faba asturiana frente a la judía que viene de fuera y se debe diversificar productos. La semana pasada trabajamos con la verdina y ya está preparado el pliego de la marca de garantía de la verdina que también la va a gestionar el Consejo Regularos, queremos avanzar en un escenario de utilización de la faba asturiana en el marco de las producciones gourmet. Tratamos de trabajar con la industria agroalimentaria para que cada vez haya más productos características que incorporen la faba asturiana y conseguir un valor añadido”, destacó.