[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Teresa Álvarez y Natividad Herrero fueron homenajeadas como las Mejores Lectoras Mayores de 80 años por la biblioteca de Llanera

Publicado el 26/10/2017
El tapin Teresa Álvarez y Natividad Herrero fueron homenajeadas como las Mejores Lectoras Mayores de 80 años por la biblioteca de Llanera

El jueves, 26 de octubre, se celebró el Día de la Biblioteca en la Casa de Cultura de Posada de Llanera. El concejal de Cultural, Alfredo Rodríguez, fue el encargado de leer el pregón, que era un texto de Alejandro Palomas “Como Mary Poppins, pero sin volar”, Además recordó que la biblioteca de Llanera ha ganado el premio nacional María Moliner 2017.

Durante el acto se entregaron los premios a los Mejores Lectores de las dos bibliotecas. La Mejor Lectora Mayor de 80 años de la biblioteca de Lugo de Llanera fue Natividad Herrero que nació el 25 de octubre de 1928 en Villabona. Su padre, Constantino Herrero, fue lampistero en la mina de Villabona, pero durante la Guerra Civil, debido a sus ideas políticas se vio obligado a huir de España, partiendo a Francia donde estuvo preso en un campo de concentración durante varios años.

Su madre, Manuela Marcos, trabajaba en los caseríos haciendo diversas faenas. La temprana muerte de su padre a la edad de 50 años hizo de aquella época unos tiempos difíciles llenos de carencias. Sus hermanos, Constantino y José, comenzaron entonces a trabajar en la mina y con posterioridad acabaron haciéndolo en el ferrocarril.

Natividad fue al colegio de La Miranda hasta los 14 años, allí aprendió a leer, escribir, coser y bordar con la Señorita Rosario Vázquez. Recuerda a sus compañeras de pupitre, Aurora, Nati, Violeta, Amelia, Helenita, algunas ya desaparecidas.

De su etapa de juventud destaca la participación en el coro de la parroquia y las misas en latín, los escenarios también forman parte de sus recuerdos, como actriz principal representó con el “Cuadro Artístico de Villabona” “Marianela” y “Anacleto se divorcia”.

Siempre le gustó la lectura, pero ha sido en estos últimos años cuando más tiempo le ha dedicado. En estos momentos se encuentra afectada de Parkinson lo que limita su movilidad y dificultad para hablar como le gustaría. Le gustan las biografías y la novela, destaca a Isabel Allende, Elvira Lindo, Ángeles Caso, García Márquez y María Teresa Álvarez.

La Mejor Lectora Mayor de 80 años de la biblioteca de Posada es Teresa Álvarez, que nació en Oviedo donde su familia regentaba un comercio. En esa ciudad fue a la escuela y al instituto de Ventanielles, aunque no pudo continuar los estudios con regularidad por tener que ayudar desde muy joven en el negocio familiar. Sin embargo, ya desde muy niña se fue aficionando a la lectura, en el colegio, pero también en casa, donde no faltaban los libros, ya que sus padres eran grandes lectores y una de sus tías era maestra, y se acuerda por ejemplo de los libros que en aquel tiempo solía regalar habitualmente la Caja de Ahorros, tiene especial recuerdo de una edición del “Cantar de Mio Cid”, del que aún puede recitar algunos fragmentos de memoria.

Su relación con Llanera viene a raíz de su matrimonio, ya que su marido, Víctor, es de este concejo. Una de las primeras cosas que hizo al comenzar a vivir aquí fue hacerse socia de la biblioteca, entonces la antigua biblioteca Alejandro Mon, de la que guarda un entrañable recuerdo pese a reconocer que era bastante más pequeña que las actuales instalaciones, así como de Marujina la bibliotecaria.

Sus lecturas al igual que entonces son muy variadas, le gustan las novelas de muchos géneros, y aparte de los libros que saca de la biblioteca también los compran, tanto ella como su marido, que es también aficionado a la lectura, así que en su casa tiene su propia biblioteca que ha ido aumentando en todo este tiempo en el que no ha abandonado el hábito lector, que

durante su vida ha ido compaginando con su trabajo en una tienda y los quehaceres de una familia que integran también tres hijos, Belén, Nuria y Víctor, que han heredado esa afición por la lectura que desde siempre han visto en su casa.

Tras su jubilación, Teresa dispone de más tiempo para sus aficiones, que además de la lectura incluyen la música y el cine, así como los viajes, ya que es una gran viajera que conoce prácticamente la totalidad de las grandes ciudades de Europa. Teresa participa en los talleres de 50ymas y los Clubes de Lectura.

También se entregaron los libros a los bebés del concejo que fueron este año: Fernando Carballal, Noa Díaz y Rodrigo Rubio. El resto de los premiados fueron en la biblioteca de Posada como Primer Lector fue Mateo Rodríguez, en infantil Darío González, en juvenil Héctor Gorría y en Adultos Antonio Fernández. Los mejores lectores de Lugo fueron como primer lector Hugo Cadenas, el infantil Adriana Cosío, en juvenil Martín Gjoka y adultos Noelia Martínez.