Gerardo Sanz : Avelino Sánchez, como los malos estudiantes, le entra las prisas para maquillar y guardar debajo de la alfombra toda la desidia acumulada durante esta legislatura.

Publicado el 14/05/2015
El tapin Gerardo Sanz : Avelino Sánchez, como los malos estudiantes, le entra las prisas para maquillar y guardar debajo de la alfombra toda la desidia acumulada durante esta legislatura.

Donde el alcalde de Llanera, Avelino Sánchez dice: “ni el equipo de gobierno ni el ayuntamiento se paran porque haya elecciones” debería decir: “el equipo de gobierno del PP arranca sólo en periodo de elecciones”.

Si echamos la vista atrás, podemos darnos cuenta que la única gestión que el equipo de gobierno ha tenido en los primeros tres años y media de esta legislatura ha sido la defensa a ultranza de los intereses privados de una empresa, Aqualia.

Por ello, hemos visto a un alcalde empecinado en pagar las subvenciones millonarias que exigía Aqualia al Ayuntamiento y que de no haberse opuesto los tres partidos de la oposición supondrían un desembolso  de cerca de 16 millones de euros durante los 40 años de concesión que tiene Aqualia por la gestión de la Piscina de Lugo de Llanera. En este caso, la justicia ha dictado sentencia y lo ha hecho contra un alcalde y una empresa que pretendían saquear las arcas municipales.

Es ahora, en los últimos meses, cuando a Avelino Sánchez, como los malos estudiantes, le entra las prisas para maquillar y guardar debajo de la alfombra toda la desidia acumulada durante esta legislatura.

Ha llegado el momento de una política de cartón piedra, de fuegos artificiales, sin ninguna política de fondo para atajar o, al menos, paliar, las situaciones de necesidad que se viven en el municipio; ninguna apuesta de verdad por el empleo, por la vivienda social, por nada que no sean promesas incumplidas, verdades a medias o, directamente, mentiras totales.

El rebacheo, tanto en sentido literal como metafórico, define perfectamente el despertar de Avelino Sánchez durante tres meses cada cuatro años, más preocupado por buscar una cabeza de turco sobre la que descargar su inoperancia, con especial fijación por el Gobierno del Principado, que por tomar las riendas de un municipio que necesita un profundo proceso de democratización.

Por eso, no sirve que después de pasarse el año 2014 sin presentar ningún borrador de presupuestos siquiera, venga ahora sacando pecho, en periodo de campaña electoral a aprobar un presupuesto que va a tener que ser gestionado por otro equipo de gobierno, un presupuesto con informes desfavorables de intervención y un presupuesto para cuya aprobación pretende escudarse en las cubriciones de las pistas polideportivas de los colegios.

Ha tenido, Avelino Sánchez tiempo más que suficiente anteriormente para hacer esto, y además tendría el apoyo el PSOE para ello porque consideramos que es una obra necesaria. Pero en ningún caso, podemos permitir que con este señuelo pretenda engañar a la ciudadanía con un presupuesto que no está pensado para apoyar a los que peor lo están pasando sino que está pensado para seguir con las mismas políticas derrochadoras y caciquiles con las que el PP nos tiene acostumbrados en las últimas legislaturas.