El Grupo de Montaña El Mazu supuso una revolución social para Posada a finales de los 70

Publicado el 09/11/2017
El tapin El Grupo de Montaña El Mazu supuso una revolución social para Posada a finales de los 70Pinche en la imagen para ver galería de fotos históricas

El Grupo de Montaña el Mazu de Posada de Llanera se constituyó en 1976 por un grupo de chavales que contaban con 18 años de edad: Pancho, Germán, López, Jovino, Oscar y Nico, que era el presidente y falleció hace unos años. El grupo llegó a contar con más de 300 socios de la localidad, cuando Posada sólo tenía 1.700 vecinos.

La idea surgió porque estos chavales pasaban sus horas de ocio en la OJE, donde jugaban al futbolín, al pin pon y hacían teatro entre otras muchas actividades más. Pero en el año 1975 este grupo se dio cuenta de que sus intereses como jóvenes chocaban con los de la OJE y decidieron abandonarlo, aunque en alguno de los casos fueron echados de allí recordaron. “Nos gustaba hacer guateques e invitar a las mozas, además queríamos hacer marchas de senderismo y cuando nuestros padres se enteraron que las hacíamos no les gustó mucho, porque teníamos que salir de Llanera”, afirmaron.

“En la actualidad cuando les dices a los chavales que de joven te reunías en la biblioteca para charlas con los amigos no se lo creen, los tiempos han cambiado y ahora los sitios de reunión son otros como los parques. La OJE era un sitio de reunión entre personas que teníamos ideas para hacer cosas y lo canalizamos en dirección a la montaña, después no dividimos en esquí y montaña”, comentó Pancho.

Tras dejar la OJE estos seis chavales encontraron un punto de encuentro en Santa Cruz, donde adecentaron un viejo molino al lado del río al que pusieron las tejas cogidas de una tejera próxima, que tenían que cargar durante varios kilómetros, adecentaron la chimenea y la acondicionaron. “Nadie nos apoyaba en nuestra idea de crear un club y para recaudar dinero subíamos al monte cogíamos piñas y las vendíamos porque servían para encender la cocina de carbón. Lo primero que compramos con ese dinero fue una cuerda de escalada de 60 metros, que aguantaba 2.500 kilos de peso”, recordaron.

Realizaron otras cosas como venta de rifas y lotería que les sirvieron para recaudar mucho dinero y comprar tiendas de campaña, piolets y muchas más cosas necesarias para realizar escalada y excursiones a la montaña. El grupo como tal se fundó entre estos chavales en una mesa de la sidrería-bar el Roxu, después Germán fue el encargado de inscribir en el registro de la Federación al grupo. En un primer momento Manolo, el secretario de la Federación, les pidió que presentaran por lo menos a 50 socios, después a 60 y al final a 70 socios, “A Manolo le íbamos a ver todas las semanas y no se fiaba de nosotros porque nos veía unos chavales jóvenes y pensaría que a lo mejor tendría que hacer el papeleo y le dejaríamos tirado al poco tiempo sin confirmarlo, pero no fue así al final nos inscribimos con 93 socios, más nosotros que éramos la directiva”, explicó Germán.

Pancho fue el encargado de realizar el diseño del logotipo al estudiar diseño gráfico. En total realizó cinco dibujos y el que más gustó fue el más original en el que aparece una montaña que representa a la M del Mazu y un piolet, como el que tiene la Federación en su escudo.

López era el encargado de planear todas las rutas y marchas de montaña y recuerda que al principio salían todos los domingos y completaban tres autobuses sin ningún problema, incluso alguno de los viajes se realizó de manera conjunta con el Club Alpino de Lugones. Las paradas que realizaban los autocares a la idea y la vuelta eran en Posada, Lugones, Oviedo y Mieres. El primer año de su constitución recibieron el premio al grupo con más actividad, ya que en los picos de más de 1.500 metros tenían un buzón donde se metían unas tarjetas y allí se llevaba el control, incluso salieron en la Televisión Española en su día. Su sede la trasladaron al constituirse a Posada de Llanera, a un gallinero donde la  Casa de Feli y al lado de la antigua Casa Carlos en la Carretera de San Cucao, la obra interior la hicieron ellos dividiendo los espacios interiores para dejar una parte para Feli. Esta mujer fue la encargada de confeccionar unos jerséis con lo que supuestamente ellos creían que era la bandera de Asturias, aunque confundieron el amarillo con el blanco.

La razón por la que salieron en la televisión fue porque organizaron unas navidades un concurso de postales, para los niños de los colegios de Llanera y realizaron un belén situado en los macizos centrales de los picos de Europa, que lo colocaron en su sede.

A lo largo de varios veranos realizaron campamentos en La Vega de Sotres, el pueblo más alto de Asturias. Incluso las navidades de 1977 en colaboración con el cura del pueblo decidieron hacer su propia Cabalgata de Reyes allí y entregar regalos a todos los niños de Sotres. “Pedimos juguetes a todas las empresas del polígono de Asipo y los comerciantes de Llanera nos dieron cosas para llevarlas allí, ningún niño del pueblo se quedó sin su regalo. Además había una nevada tremenda y el cura fue hasta allí esquiando”, recordaron. También hacían a principios de diciembre el Belén de Cumbres en el pico Gorfoli y después realizaban otro con la Federación y el resto de clubes de montaña.

El grupo de Montaña El Mazu organizó la San Silvestre, la primera se celebró en el año 1993 y fue en ella donde se decidió contar con una categoría con un accésit para las personas que decidieran correr en Madreñas. En la cuarta edición estuvo presente en la presentación el exfutbolista, Quini, y acudieron muchos árbitros como Mejuto. También organizaban el Día del Socio en el monte La Cogolla, donde se reunían todos en una jornada de convivencia, además se realizaban exhibiciones como la de los perros de rescate o con los helicópteros de salvamento.




Añadir comentario


0 de 1000.

Comentarios