[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Calle Alejandro Mon de Posada

Durante las horas punta de entrada y salida de la Escuela de Música, se observa tal cantidad de vehículos parados o mal estacionados sin prestar la menor atención

Publicado el 27/12/2017

 La calle Alejandro Mon empieza señalizada como calzada de sentido único en la Av. Prudencio González (Carretera General AS-17), a la altura de la sidrería el Gato Negro, desembocando en la calle Agustín González, a la altura de la peluquería Elena. La calle Alejandro Mon es muy estrecha en algunos tramos, careciendo de acerado en más de tres cuartas partes de su trazado, y además, pasa por la Escuela de Cerámica, la Escuela de Música, y una residencia de mayores.

Pero qué ocurre en el otro extremo de la calle, en la entrada por Agustín González, pues que existen dos señales de tráfico: una que indica calle cortada, y otra de acceso prohibido, pero con un panel complementario que reza: “Excepto Residentes”, lo que indudablemente habilita la circulación en ese sentido. Y para ratificarlo, a escasos metros, ya dentro del trazado de la calle en sentido hacia la Carretera AS-17, figuran otras dos señales de tráfico, una que indica Perfil Irregular, y otra que indica velocidad máxima permitida 30, que además tiene añadido en su parte inferior un panel complementario con la leyenda: “Atención Residencia Geriátrica”, ni que decir tiene que las señales están pintarrajeadas con seudografitis que impiden su adecuada interpretación.

Por lo tanto, que ocurre, pues que la calle Alejandro Mon también es transitable en sentido contrario, desde Agustín González, hacia Prudencio González (Carretera AS-II), por lo que se produce una incongruencia que ocasiona más de un susto y mal humor a más de uno, que viene de la carretera creyendo que todo el monte es orégano, sin percatarse de la señalización que hay a lo largo del recorrido de la calle Alejandro Mon.

Digo lo de que no se percatan de la señalización porque resulta que, en el edificio de la Escuela Municipal de Música, existe una señal de tráfico, de las de peligro, que advierte que desde ese punto la vía es de doble sentido de circulación; existiendo en la acera de enfrente, una señal de acceso prohibido, o entrada prohibida hacia la Carretera AS-17. La señal de doble sentido de circulación, no es de las que indica cuál de los dos sentidos tiene preferencia a la hora de encontrarse dos vehículos frente a frente, simplemente advierte que es de doble sentido desde ese punto, y allá se las compongan los conductores.

Como ya se ha mencionado, la calle tiene acceso para los vecinos y la residencia de mayores, desde Prudencio González, por lo que la cosa se complica, dada la estrechez de la vía, al encontrarse dos vehículos en sentido contrario. Sólo puede pasar uno.

A determinadas horas del día, coincidiendo con las horas punta, muchos vehículos, por ahorrarse el semáforo del cruce de la Carretera de Ables, se desvían por la calle Alejandro Mon, circulando a velocidad excesiva para las condiciones de la calle, sin importarles quien pasea por ella, o si se van a encontrar de frente con un vehículo que entra por el sentido contrario; es más la inmensa mayoría de ellos, se saltan sin mirar, el STOP, que hay frente a la Peluquería Elena, y no respetan el paso de peatones que sigue inmediatamente a ese STOP.

Esta situación se da a diario, y desde mi modestísimo punto de vista, me parece que se deberían tomar medidas para evitar lo que hasta ahora, por suerte, no ha ocurrido: un accidente, o un atropello.

Asimismo, durante las horas punta de entrada y salida de la Escuela de Música, se observa tal cantidad de vehículos parados o mal estacionados sin prestar la menor atención a si molestan a la circulación del resto de los vehículos, que en muchas ocasiones no permiten la normal circulación del tránsito, o la salida y entrada de vehículos de las casas colindantes.

Desde esta tribuna, y sin intención de proclamarme en representante de nadie, sino de mí mismo, sí quiero dejar claro que muchos vecinos hablamos a menudo de este asunto, y todos coincidimos en que hay que desde el consistorio se debería tomar alguna medida para racionalizar la circulación por la calle Alejandro Mon, y evitar a toda costa que sea utilizada por aquellos conductores impacientes, que circulando en sentido Oviedo por la carretera AS-17, al observar el semáforo cerrado, se desvían por Alejandro Mon, a velocidades poco recomendables para la seguridad de los viandantes,  de los que vivimos en esa zona, y de las personas de la tercera edad de la residencia geriátrica, así como para aquellos vehículos que acceden a la calle desde Agustín González.

Una de las soluciones pudiera ser habilitar la calle Alejandro Mon para uso exclusivo de los residentes, y en un único sentido de circulación, en su inicio desde la calle Agustín González, hacia la Carretera AS-17 (Av. Prudencio González).




Añadir comentario


0 de 1000.

Comentarios