[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


José Manuel González Fernández “Joselín” recogió el galardón Llanerense del año en un acto muy emotivo y acompañado de sus seres queridos

Joselín quiso recordar cómo empezó la historia del restaurante Peña Mea. Fueron sus padres en 1956 los que construyeron una casa familiar y en el bajo del edificio abrieron el bar Peña Mea, que contaba con una barra pequeña, cuatro mesas y un comedor no muy grande

Publicado el 13/01/2018
El tapin José Manuel González Fernández “Joselín” recogió el galardón Llanerense del año en un acto muy emotivo y acompañado de sus seres queridos

El periódico el Tapín entregó el pasado viernes 1 de diciembre al hostelero, José Manuel González Fernández “Joselín”, el galardón Llanerense del año 2017. Este premio se lleva otorgando desde el año 2010 a aquellas personas o colectivos que bien son naturales del concejo, residen en el mismo o tienen en él su ámbito de actuación y que con su hacer favorecen a Llanera o a sus gentes.

Cualquier persona o asociación puede hacer llegar sus candidaturas en el plazo establecido al efecto y posteriormente serán valoradas por un jurado presidido por el editor del periódico El Tapín, Roberto Álvarez, y formado por diferentes personas de ámbito relevantes, que son las encargados de elegir al galardonado.

Llanera en el corazón

La persona encargada de presentar al homenajeado fue su hija, Eva González, comenzó su discurso dando las gracias a todos los asistentes al acto y aseguró que este reconocimiento llena de orgullo a toda la familia. “Cuando mi padre nos llamó para contarnos que había sido nombrado Llanerense del año nos llevamos una gran alegría, pero sobre todo una gran sorpresa”, confesó.

Eva recordó que Joselín no nació en Llanera y tampoco cree que sea una de las personas más ilustres del concejo, ni el que más ha hecho por el concejo, “lo que si nos consta es que lleva a Llanera en el corazón y no creo que exista una mejor forma de definir un hogar, que el lugar en el que el corazón se siente en casa”, apuntó.

La hija recordó que el restaurante Peña Mea era un referente en la cuenca minera y hoy gracias a Llanera es un referente en Asturias, “no sé si llegamos aquí por casualidad, pero quien conozca a mi padre seguramente pensará que no, pero de lo que si estoy segura es de que llegamos aquí por suerte. Cuando decidimos trasladar el restaurante de Villoria aquí todos supimos que iba a ser algo difícil, porque todos los cambios lo son. Sin embrago,  gracias a la acogida de los llanerenses todo fue más fácil”, destacó.

Eva quiso dar las gracias al Ayuntamiento de Llanera, porque desde el primer momento y hasta el día de hoy siempre les puso las cosas fáciles, también a los hosteleros porque les hicieron sentir como uno más y a todos los vecinos por su compresión y el cariño que siempre han demostrado hacía todos ellos. También se acordó del periódico El Tapín a través de su editor, del jurado y de las personas que propusieron a su padre como candidato al galardón. “En nombre de mi padre y en el de toda la familia queremos dedicar este reconocimiento a todos los que nos acompañaron y ayudaron a lo largo de estos años, y muy especialmente lo queremos dedicar a todas las personas que desgraciadamente hoy ya no están aquí, pero que siempre van a formar parte de nuestra historia y que siempre vamos a llevar en nuestro corazón, que son: tío Amado, Petón y Joaquín el fontanero”, concluyó. Después dio paso a una proyección elaborada por la familia, donde se recordaba la infancia, juventud y edad adulta del homenajeado, contada por sus seres más queridos.

Tras el video llegó el momento,  de que Roberto Álvarez junto con el alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, hiciera entrega al Llanerense del año de su galardón ante las 400 personas que acudieron al acto.

Muy agradecido

El Llanerense del año, José Manuel González Fernández “Joselín”, comenzó su discurso agradeciendo al periódico El Tapín el reconocimiento, además de a los alcaldes de Llanera y Laviana, también a las autoridades, los vecinos y amigos que quisieron acompañarle.

Joselín quiso recordar cómo empezó la historia del restaurante Peña Mea. Fueron sus padres en 1956 los que construyeron una casa familiar y en el bajo del edificio abrieron el bar Peña Mea, que contaba con una barra pequeña, cuatro mesas y  un comedor no muy grande. Con los años fue creciendo y en la finca se llevaron a cabo muchas reformas, llegaron a sentarse 360 personas a la vez, pero no contaba con aparcamiento ni una zona de juego infantil. La primera boda que hicieron fue en 1960 y contaba con 24 comensales, y celebraron la primera boda en el Peña Mea de Llanera hace siete años.

Peña Mea referente en Asturias

El siguiente en tomar la palabra fue el viceconsejero de Medio Ambiente, Benigno Fernández Fano, que aseguró que fue un placer acudir a la entrega del galardón en nombre del Principado de Asturias, en el que se reconoce el esfuerzo y la perseverancia de los vecinos que contribuyen al bienestar y el desarrollo del municipio de Llanera. Fano recordó que son ocho las ediciones de un galardón que ha reconocido a una amplia representación de personas, instituciones y empresas que muestran el espíritu emprendedor de los llanerenses y de personas que no siendo naturales de este concejo, contribuyen o contribuyeron con su actividad profesional a la generación de riqueza y empleo en Llanera.

“Esta noche reconocemos el trabajo y la trayectoria de unos de los empresarios del sector de la hostelería más importante en Llanera y en el Principado de Asturias. Joselín es un emprendedor, un empresario hecho a sí mismo, de un modesto negocio familiar en Villoria ha levantado en Llanera un complejo de referencia en la hostelería de la comunidad autónoma”, apuntó. El viceconsejero destacó que durante la crisis fue capaz de mantener su saber hacer, su trato afable, cordial y siempre próximo.

Fano afirmó que el reconocimiento que recibió visibiliza la capacidad de trabajo y la necesidad de mejorar que define a los grandes empresarios y emprendedores, “que persiguen sueños e ideas y asumen riesgos para alcalizarlos”, afirmó. El viceconsejero aseguró que Asturias necesita más hombres como Joselín, que con su inteligencia natural es capaz de hacernos a todas la vida más agradable, también se necesitan visionarios que conviertan sueños en realidades y medios como el Tapín para dar voz a los vecinos sobre sus problemas y preocupaciones más cercanos.

Oasis de cariño y amistad

El alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, comentó que el restaurante Peña Mea es un oasis de cariño y amistad es lo que se desprende de dicha casa. Sanz aseguró que es importante destacar el trabajo que realiza en este municipio el periódico El Tapín, que se consolida día a día, incluso en los peores momentos de crisis, pero aún así se va extendiendo y aportando todos los años una novedad. “Es un honor para Llanera contar con el periódico El Tapín  y ese trabajo constante y continuo para que la noticias casi están ocurriendo y ya están en Internet a disposición de los vecinos”, destacó.

En cuanto al Llanerense aseguró que era un buen momento de hacer balance y recordar a todos los que fueron galardonados con el premio tan importante. “Joselín desprende ese cariño que nos hace más fácil sentirnos a gusto con él. Es un emprendedor forjado así mismo, de los de antes, siendo una referencia ahora, también un emprendedor para tomar como modelo en el futuro. Ha creado un negocio familiar y con él están sus tres hijos, su mujer y es cotidiano el venir y que estén los cinco al pie de cañón, en la cocina, en la barra y Joselín al pie del tractor y el quad. Los trabajadores también son familia y hay que reseñar que desde sus inicios vemos que la mayor parte de trabajadores son los mismos y eso nos hace darnos cuenta de la calidad humana de esta familia”, comentó.

El alcalde comentó que Joselín colabora en todo lo que se organiza en el municipio por parte del Ayuntamiento,  como los Exconxuraos o la feria de ganado, “uno de los que más nos apoyo en la feria de ganado fue Joselín. Cualquier actividad contamos con ellos y todos los movimientos sociales que le solicitan ayuda la reciben”, apuntó.

Periódico bimensual

El editor de El Tapín, Roberto Álvarez, comenzó su discurso agradeciendo al jurado su trabajo, por su cabal valoración de las candidaturas que se presentaron y dio las gracias también a las personas que las hicieron llegar. Como anécdota  contó que cuando se vota al premiado no siempre es fácil localizar al ganador. “Un año, estaba  en un castillo italiano sin  apenas cobertura. Otro año fue imposible localizarlo porque estaba volando entre Brasil y Perú y hubo que esperar a que devolviera la llamada. Y este año, el premiado, José Manuel González Fernández “Joselín”,  tampoco estaba localizable. Estaba rehabilitando una cabaña en lo alto del puerto de Tarna. Los “llanerenses del año” son así, viajeros y emprendedores”, destacó.

Álvarez destacó que Joselín es un emprendedor nato, que desde el negocio familiar en Villoria vio venir los cambios de fin del siglo en el sector de la hostelería,  por los  que se empezaban a demandar otro tipo de servicios en banquetes  y nuevos aires gastronómicos con platos más modernos y productos menos conocidos. Decidió dar un salto para adaptarse a los nuevos gustos del momento, a instalaciones más modernas, que pudieran dar un mejor servicio.

“ Joselín no vino a Llanera cuando abrió el Peña Mea, vino mucho antes. Como persona inteligente que es, empezó a conocer el concejo y a hacerse ver, antes de que se levantara el primer pilar de este edificio. Y este es el fruto de ese trabajo. Este gran local lleno de personas que le acompañan a él a su familia recibiendo este premio. Gente de Llanera, de Laviana y de otros muchos sitios que le reconocen sus méritos en este día”, comentó.

El editor destacó que el Peña Mea le ha servido a Llanera desde el primer día, por la importante inversión que supuso, con la generación de empleo y con el referente que significa en la hostelería regional. “Sirva este premio, Joselín,  para que Llanera intente corresponderte en alguna medida a todo esto”, apuntó.

Roberto recordó que el  periódico El Tapín cumplirá los 18 años. “A todos los medios de comunicación nos gusta llamarnos “independientes”. En realidad, ninguno lo somos totalmente. Todos dependemos de las cifras económicas y de los balances de situación. Pero esas cifras son más importantes en los grandes medios que en los pequeños. En uno tan pequeño como El Tapín, la realidad es que somos tan independientes como ustedes nos permiten serlo”, reconoció.

Después de 18 años de ediciones mensuales el periódico pasará a tener una edición bimensual. “Significa esto doblar los actuales contenidos y acercar la noticia o el reportaje, desde que se produce,  hasta que llega a manos de nuestros lectores. Somos conscientes del riesgo que se asume. Como en tantas otras cosas, un error en una decisión empresarial puede acabar en el cierre. Pero no será por falta de ganas y de seguir mejorando en lo que el periódico quiere ofrecer a su público, en Llanera, Lugones y Las Regueras”, explicó. Roberto terminó su discurso dando las gracias a un amigo que desde el inicio del Llanerense del año colabora en su organización, como en todas las actividades que realiza El Tapín a lo largo del año, que es Belisario Camblor.