[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Alejandro Álvarez López " la información histórica y los recuerdos de la memoria constituyen la materia básica con la que se constituye el relato"

Publicado el 19/01/2018
El tapin Alejandro Álvarez López "  la información histórica y los recuerdos de la memoria constituyen la materia básica con la que se constituye el relato"

¿Qué le aportó más información sobre la vida de  Lodario, los archivos históricos  o las anécdotas contadas por quienes lo conocieron?

 Las informaciones recogidas en archivos y las recopiladas entre las personas que vivieron con Lodario Gavela son complementarias e imprescindibles ambas para completar la trayectoria vital del personaje. Aquella sirve para situar aspectos esenciales de su trayectoria vital en los diversos momentos y espacios en los que vivió y la recogida de fuentes orales es fundamental para conocer la personalidad del protagonista, sus acciones, su conducta, los riesgos que corrió, las actitudes que adoptó, etc. De esta forma, la información histórica y los recuerdos de la memoria constituyen la materia básica con la que se constituye el relato. A ellos hay que añadir la “invención”, como elemento al servicio de las otras dos, para dar vida a los personajes, ritmo a los hechos y unidad narrativa a los otros elementos.

 ¿Por qué se titula “El médico que no quería morir”?

 El título, después de barajar otros posibles, lo elegí porque refleja bien un aspecto esencial del personaje en su relación con el mundo y la vida que le tocó vivir, aspecto que no desvelaré pero que el lector seguramente reconocerá una vez terminado el libro.

 Alejandro nos cuenta que con este libro quiere evitar que, después de desaparecidas las personas que han transmitido sus recuerdos oralmente a lo largo de setenta años, no se perdiera en el olvido el crimen cometido a este hombre ejemplar, cuya vida puede enseñarnos algo sobre valores como la dignidad, la altura moral, la solidaridad, el compromiso con la libertad y la justicia social o la responsabilidad individual o colectiva en estos tiempos tan necesitados de estos ejemplos de vida. Y ello porque el personaje de Lodario, nos sigue contando el autor, muestra cómo se puede actuar con coherencia y dignidad en las situaciones de conflicto con el poder, incluso cuando uno se juega la vida por defender la libertad, la democracia y la justicia social. Además, con el libro pretende sacar a la luz una parte de la historia de esas tierras bercianas, pero también de España, que sufrieron con especial rigor la represión durante años, después de acabada la Guerra Civil. A esa intención responde que también aparezcan en el libro personajes o informantes que nos revelan, consciente o inconscientemente, cómo el pasado no ha muerto sino que deja sus huellas en el presente, o esos otros que reflejan distintas formas de ver las acciones de Lodario o las variadas valoraciones que permanecen hoy sobre los hechos del pasado o sobre las actitudes —en positivo o en negativo— del personaje central.

 ¿No teme que algún joven después de ser acusado de tener conflicto con el poder actual, diga que ha sido impulsado por el ejemplo de Lodario,  relatado en su libro?

 En un mundo en el que el individualismo, el egoísmo o el conformismo están tan extendidos, hay también muchos jóvenes que están en lucha contra los poderes injustos y luchan por lograr un mundo mejor, aún corriendo riesgos. Si el ejemplo de Lodario Gavela sirve para impulsar en muchos otros jóvenes el espíritu solidario, la lucha por la justicia social, la preocupación por el otro y la defensa de la libertad y la dignidad humana, sería un verdadero orgullo para mí que lo atribuyese al influjo del personaje cuya vida ejemplar se relata en el libro. Con ello el libro alcanzaría una meta soñada por su autor: contribuir a que ese espíritu se extienda.

 Agradecidos estamos quienes tuvimos la posibilidad de estar presente en el lanzamiento del libro y, aunque Alejandro Álvarez no me habló de sus proyectos venideros hasta no tenerlos definidos, quisiéramos que siguiera contándonos historias, porque como dijera el novelista estadounidense Paul Auster, estas nos ayudan a organizar nuestra realidad e iluminan el caos de nuestras vidas.  

 

Por: Maikel Valdés.