[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Lugones y Llanera aportarían un rico patrimonio histórico, cultural y etnográfico al área metropolitana

Video íntegro de la tercera charla de las Jornadas área central metropolitana de Asturias

Publicado el 24/01/2018

La tercera charla organizada por la Asociación Perxuraos, enmarcada dentro de las I Jornadas sobre área central metropolitana, se ocupó de “Llanera y Lugones, de un rico pasado histórico a una situación de privilegio en la Asturias del siglo XXI”. Los ponentes que intervinieron fueron: Ramón Rodríguez director del Ridea, José Antonio Coppen cronista oficial de Lugones y Otilia Requejo Directora General de Patrimonio.

El primero en intervenir fue Ramón Rodríguez, que además actuó como moderador de la conferencia. Su discurso comenzó colocando a Lugones y Llanera como dos grandes nudos de comunicación, por los que han pasado siempre las carreteras que comunicaban las tres grandes ciudades asturianas (Oviedo, Gijón y Avilés). Además, no quiso olvidarse de recordar los importantes yacimientos arqueológicos encontrados en los dos lugares como: son la Necrópolis de Paredes y el Lucus Asturum entre otros.

También hizo mención a la importante industria que se concentró en la zona, “la dejadez y la falta de interés por la cultura ha hecho que haya desaparecido el poblado obrero de Coruño, que los edificios industriales estén en mal estado de conservación, o que lugares tan importantes como el Palacio de Cañe sea irrecuperable. Todo esto fue destruido debido a la modernidad. También se han abandonado por parte de particulares edificaciones tradicionales como los hórreos o las paneras e incluso las viviendas tradicionales se han tirado o se han modificado demasiado”, se quejó Rodríguez.

El director del Ridea considera que a lo largo de estos años la mentalidad de las administraciones y los particulares se han ido sensibilizando para apostar por la conservación y el mantenimiento del patrimonio cultural, histórico y etnográfico. “En el caso del Ayuntamiento de Llanera se ha apostado por recuperar el Molín de Cayés y la iglesia de Arlós. La población se ha ido sensibilizando a la hora de recuperar edificaciones como la Torre de Valdés o el Palacio de Villabona”, apuntó. Rodríguez consideró que este patrimonio no se ha conservado por diferentes presiones como la constructiva y la industrial, que pesan mucho en el área central y en los dos concejos.

José Antonio Coppen recordó que, en los años 60, ya se intentó llegar a la constitución del área metropolitana en Asturias, pero no llegó a concretarse debido a diferentes problemas. El cronista explicó que en la actualidad muchos de los pueblos y localidades del área central se han llegado a unir o fusionar físicamente debido al crecimiento urbanístico, eso unido a que las tres ciudades más importantes están perdiendo población. Además, no quiso olvidarse de la importancia de la ordenación del territorio a la hora de apostar por un área metropolitana, “en Asturias históricamente se llevaron a cabo varias segregaciones como es el caso de Noreña de Siero o Mieres de Lena, debido a la falta de infraestructuras que las comunicaran, algo que ahora acerca a estas localidades. Los expertos aseguran que de los 78 concejos la región podría funcionar con 30 o 40”, apuntó.

El lugonense comentó la importancia de Llanera y Siero en estos momentos y recordó que el urbanista Luis Felipe Alonso Teixido apuntó que Lugones debería ser la capital de Asturias por su localización estratégica, “vemos con pesimismo la constitución de este área metropolitana debido al estrepitosos fracaso de la Comarca del Nora debido a la división de las corporaciones que la forman y a la que nunca se le dio un contenido, ni unos objetivos, es cosa de voluntad política y de pactar la partitura para la melodía”, destacó.

Otilia Requejo fue la encargada de presentar al público las excavaciones arqueológicas que se realizaron en las dos zonas. En primer lugar, habló de la Necrópolis de Paredes, que fue un descubrimiento inesperado y sorprendente cuando comenzaron las obras del centro comercial de Paredes, donde se encontraron 36 enterramientos de entre los siglos IV y VI de la época romana. En ellos se descubrieron piezas de cerámica, herramientas e incluso adornos personales. La experta comentó que parte de ellos se encuentran en el museo arqueológico, pero in situ se conserva el enterramiento más importante, que viene indicado con un cartel y al que considera que se le debería de dar más publicidad.

La arqueóloga también habló de la aparición de cinco hornos romanos descubiertos en la zona de la Venta del Gallo y muy próximos a la fabrica de Guisasola. “Dos de estos hornos se encuentran en el museo de arqueología y el resto se conservas allí preservados. Era una factoría donde se producía de manera estandarizada”, reconoció.

En último lugar se explicó la importancia del Lucus Asturum, ubicado en el antiguo emplazamiento de la iglesia de Santa María de Lugo de Llanera. “Se presentó en una conferencia en Roma un nuevo sistema que se empleará para este yacimiento, que son las fotografías por satélite, que servirán para localizar mejor este yacimiento e identificar de forma precisa los restos”, comentó.

En el turno de preguntas un miembro de la Asociación de Vecinos y Propietarios de Parque Principado preguntó, por qué no está señalizado correctamente la Necrópolis de Paredes y porque el expediente está inacabado. Otilia aseguró que eso no era cierto y que el yacimiento está perfectamente señalizado y que conoce perfectamente el expediente porque ella misma lo realizó.

Otro de los participantes preguntó cuando se iba a colocar un cartel identificativo del Lucus Asturum para que la gente conozca donde está. La experta comentó que falta otra excavación para analizarlo más en profundidad.