José Julio Velasco: “Lo que le digo a la gente es gracias porque me he sentido siempre querido”

Publicado el 27/05/2015
El tapin José Julio Velasco: “Lo que le digo a la gente es gracias porque me he sentido siempre querido”

José Julio Velasco es el párroco de Posada, Ables, Cayés, Villardeveyo, San Cucao, Ferroñes y Brañes además de ocupar el cargo de Arcipreste de Siero. Este año celebrará sus bodas de plata como sacerdote. Los vecinos y amigos organizan un evento para el próximo día 13 de junio, en el que se celebrará una Eucaristía y posteriormente una comida de confraternización en el recinto ferial de Llanera.

-¿Qué supone para usted está celebración organiza por sus vecinos y amigos?

-Estoy sobre cogido y abrumado, pero también muy emocionado de que la gente se acuerde de mí y eso se agradece aunque me da vergüenza salir a la calle y encontrarme con carteles, porque soy un poco tímido aunque lo parezca, pero estoy muy contento de que la gente valore mi trayectoria en estos 25 años.

-¿Vendrán los sacerdotes que se ordenaron con usted?

-Todavía no lo sé, porque la organización me tiene al margen. Lo que si sé es que compañeros sacerdotes del arciprestazgo van a acudir. También de otros lugares de la diócesis que vendrán a celebrar la Eucarística.

-La celebración tendrá lugar el día 13 de junio

-Fue la fecha que eligió la organización porque el aniversario es el 3 de junio que me ordené.

-¿Qué espera de ese día?

-Tengo una sensación agridulce porque va a faltar mi hermano y ese día aplicaré la misa por él, pero también muy dulce porque va a venir gente que me acompañó en estos 25 años, incluso acudirán vecinos de Navia y Andés mi primer destino y eso es una alegría enorme, porque esas personan han corregido mis errores y lagunas, son las que me han aportado y llenado, y en definitiva me han moldeado como persona y cura. Todas las personas que no pueden acudir que tengan presentes que en la Eucaristía les tendré a todos en mi corazón y oración. Le doy las gracias a la comisión que organiza el evento y me dejan impresionado por el trabajo y el mimo con el que lo están organizando.

-¿Qué mensaje le mandarías a los vecinos de Llanera?

-Lo que le digo a la gente es gracias porque me he sentido siempre querido, arropado en cualquier iniciativa que les propuse y siempre sentí el aliento de las gentes de mis parroquias. Muchas de las cosas conseguidas fueron gracias a su entrega y compromiso.

-¿Cómo van las obras que faltan por concluir y su financiación?

-En San Cucao acabamos de pagar el año que viene, en Brañes vamos muy bien y adelantados a las previsiones. Ahora vamos a invertir en la iglesia de Ferroñes y Villardeveyo, no son obras del calibre, sino que es retejar y pintar. Siempre se constituyó una comisión que es la que ayuda y gracias al respaldo del resto de vecinos. Mi experiencia me dice que cuando una cosa es necesaria y se afronta la gente responde y es generosa.

-¿Espera cumplir las bodas de Oro en Llanera?

-Yo no pienso a tan largo plazo y no estoy sujeto. Iré donde la iglesia me necesite, aunque aquí estoy muy a gusto y me siento querido.