[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Desde Llanera ,Tai-Jitsu, un deporte para todas las edades

El profesor se mostró muy contento y orgulloso de contar en Llanera con una segunda generación, al darles clase al padre y los hijos de una misma familia

Publicado el 15/02/2018
El tapin Desde Llanera ,Tai-Jitsu, un deporte para todas las edades

El Club Tai-Jitsu Llanera se fundó en el año 2009 en Posada de Llanera en el gimnasio Toy, hasta ese momento las personas que entrenaban a este deporte y competían lo hacían bajo el paraguas del club Tai-Jitsu Asturias, pero al crecer la afición se constituyó el club llanerenses. En un comienzo se fundó con diez personas y en la actualidad cuentan con 35 licencias, están divididos en dos grupos, el practicante más joven cuenta con cinco años de edad. 

La junta directiva la forma el presidente Javier Peláez, el tesorero Alberto Fernández y el vocal Sigfrido Cecchini. “Comenzó a crecer la afición cuando empezamos a hacer exhibiciones, campeonatos y gracias a salir en el periódico El Tapín”, afirmó Fernández. 

Todas las competiciones se realizan en Llanera, pero son organizadas por el club Tai-Jitsu Asturias como son: el Torneo de Navidad de Katas, el campeonato de Asturias de Kumite individual, el campeonato de Asturias de Goshin Shobu que es el trofeo de Llanera, el campeonato de Asturias de Expresión Técnica. El único que organiza el club es el Trofeo de Ayuntamiento de Llanera de Goshin Shobu. 

Fernández explicó que para practicar este deporte no se necesita una gran preparación física y es bueno para todas las edades. “Es un arte marcial que se basa en la proporcionalidad simple, en el que se aprovecha toda la fuerza del oponente y la inercia, hay gente de 80 años que puede tumbarte. Se puede empezar a cualquier edad, yo por ejemplo de chaval había practicado kárate y empecé con 29 años en este deporte. No es caro con un kimono se tiene toda la equipación que se necesita, aunque para competir se tiene que invertir un poco más en las protecciones”, comentó. 

El club entrena en el gimnasio Lucus Fitness de Lugo de Llanera los martes y los jueves de 17.30 a 18.30 los niños y los adultos de 18. 30 a 19.30 horas. El equipo se financia con la subvención del Ayuntamiento y veces se pone una pequeña cuota voluntaria cuando se quiere invertir en algo, como la compra de las colchonetas, las equipaciones para competir y la licencia federativa que incluye un seguro para las lesiones. 

En este momento, el equipo sólo compite en Asturias pero llegaron a salir fuera para competir en el campeonato de España, gracias a José Luis Seoane que quedó tercero de España en Kumite en 2012. “Estaríamos encantados de contar con más grupos y más gente, y tener que ampliar los entrenamientos a más días”, destacó.  

Los deportistas van pasando de nivel y es un camino que sólo se realiza en Europa, se les entrega un cinturón con un color determinado y se empieza por el blanco, se pasa al amarillo, el naranja, verde, azul, marrón y negro. De blanco a marrón se considera que el deportista es un alumno y te va examinando el profesor para cambiar de cinturón. En el caso del cinturón negro hasta séptimo Dan te tiene que examinar un tribunal. 

Los primeros entrenamientos se realizaron con Javier Peláez y en este momento cuentan con Joaquín Muñiz, que es  el presidente de la Federación Mundial de Tai-Jitsu y es el encargo de orientarles, organizarles y asesorarles en todos los aspectos. 

Muñiz comentó que existen siete clubes de esta disciplina deportiva en Asturias y el número de federados es de 300 personas. “En Llanera existe mucha afición en poca gente, es un municipio pequeño y este deporte no es de los mayoritarios, pero para la población que hay no está mal. Puede haber temporadas que la gente  lo deja pero siempre vuelve”, destacó. Además explicó que el Ayuntamiento colabora en todos los campeonatos cediéndoles en polideportivo y dándoles todas las facilidades. El profesor se mostró muy contento y orgulloso de contar en Llanera con una segunda generación, al darles clase al padre y los hijos de una misma familia como son Nerea y Orio