[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El centro deportivo Santi Cazorla se degrada

Cubos en el suelo por goteras, grifos que no arrojan el caudal necesario, pulsadores que no retienen lo suficiente para poder ducharse

Publicado el 21/02/2018
El tapin El centro deportivo Santi Cazorla se degrada

Los usuarios del centro deportivo Santi Cazorla de Lugo de Llanera, están quejosos con el estado de las instalaciones.

Un centro que cabe calificarlo como nuevo, presenta deficiencias derivadas de una falta de mantenimiento, así como otros defectos de construcción que se están poniendo de manifiesto, como la presencia de goteras.

Los vecinos de Llanera y de fuera de nuestro concejo, refieren cubos en el suelo por las citadas goteras, grifos que por acumulación de cal no arrojan el caudal necesario, pulsadores que no retienen lo suficiente para poder ducharse con un mínimo de comodidad, la temperatura de la sauna por debajo de lo necesario para obtener sus beneficios. A este panorama se le añade una pérdida de calidad en la limpieza de las instalaciones, así como una menor oferta de actividades, seguramente derivada de recortes en la plantilla de monitores.

El centro deportivo está gestionado por una empresa privada que mantuvo un contencioso con el Ayuntamiento de Llanera ya que, al no alcanzar las cifras de ingresos que la empresa previó, pretendía obtener subvenciones millonarias por la explotación que tiene concedida por 40 años. Todos los pleitos han sido fallados a favor del ayuntamiento y la empresa no ha conseguido sus pretensiones económicas.

Parece que, al no obtener el negocio previsto, se está aplicando una política de ahorro de costes que, termina repercutiendo en la calidad de las instalaciones y de los servicios prestados a los usuarios.

Habrá que seguir la evolución de este problema ya que, si bien la explotación es privada, la instalación está regulada por el ayuntamiento, en cuanto a tarifas y en cuanto al cumplimiento de las obligaciones del concesionario de la explotación.