Aqualia solicita la resolución del contrato de la piscina y reclama una indemnización de casi 5 millones de euros

Publicado el 04/06/2015
El tapin Aqualia solicita la resolución del contrato de la piscina y reclama una indemnización de casi 5 millones de euros

El Alcalde culpa a la oposición del cierre y señala que “se creían héroes que habían salvado al municipio, cuando lo único que han demostrado es que son unos inconscientes que nunca han sabido defender los intereses de Llanera”

Aqualia, empresa que gestiona el Complejo Deportivo Santi Cazorla ha solicitado al Ayuntamiento de Llanera que “lleve a cabo la tramitación pertinente para proceder a la resolución del contrato para la concesión de obra pública para la construcción y explotación de la piscina” ante la “imposibilidad de continuar con el contrato en las condiciones inicialmente pactadas”. La resolución del contrato no sólo implicaría el cierre de la instalación sino que en estos casos la empresa tiene derecho a pedir que se deje sin efecto el contrato reponiéndose los daños sufridos.

Además de la resolución del contrato, la empresa solicita al Ayuntamiento una indemnización de 4.706.394,88 euros. De esta cantidad, 4.130.000 euros corresponden al coste de la construcción de la instalación deportiva así como de la adquisición de elementos para su puesta en funcionamiento, ya que hay que recordar que al Ayuntamiento de Llanera no le costó ni un solo euro la construcción y puesta en marcha de la piscina.

La empresa asegura en su petición que la situación presente de la concesión es de imposibilidad de sustentar y prestar el servicio en las condiciones existentes.  “En la situación de desequilibrio en que se encuentra la concesión y ante la negativa del Ayuntamiento de restablecer ese desequilibrio económico, nos vemos obligados a solicitar que se proceda a la resolución del contrato”. La empresa indica que las circunstancias existentes en el momento de la celebración del contrato y las concurrentes en el momento de su cumplimiento o ejecución no son las mismas.  Además, justifica esta decisión en que “vía revisión de tarifas no sería posible requilibrar el contrato y tampoco parece posible que en el plazo que resta de la concesión puedan alcanzarse los umbrales mínimos previstos para que la empresa se vea retribuida por la obra construida y explotada”.

La empresa alega que el único modo de “no seguir sufriendo el grave perjuicio económico que le produce la explotación del Complejo Deportivo Santi Cazorla en la condiciones pactadas, es la resolución del contrato, ya que en las condiciones previstas en el mismo no cabe la viabilidad económica del proyecto “.  

En la petición presentada por la empresa se señala también que la situación de desequilibrio económico de la piscina no ha sido negada por ningún Juzgado ni Tribunal. No se pone en duda el desequilibrio de la concesión, y por tanto, la petición de resolución del contrato y de la indemnización está justificada.

 

Sobre la resolución del contrato, Aqualia señala que “si el Ayuntamiento no accede a la resolución, se estaría produciendo un enriquecimiento injusto de la administración ya que recibiría una instalación en perfecto estado que revertiría en su patrimonio y que podría obtener beneficios con su gestión”.

El Alcalde de Llanera, José Avelino Sánchez, ha lamentado que la empresa se haya visto abocada a adoptar esta decisión y que las consecuencias las vayan a sufrir todos los vecinos. “Los únicos culpables de esta situación son PSOE, IU y FORO. Gracias a su empeño en machacar al equipo de gobierno, los vecinos van a quedarse sin piscina y la plantilla de trabajadores del complejo quedará en la calle. Nunca midieron las consecuencias de sus actos y ahora los que van a pagar son los vecinos y las arcas municipales”.

Para el Alcalde, las consecuencias no se refieren sólo al cierre de la instalación, sino también la indemnización que reclama la empresa. “Se creían héroes que habían salvado al municipio cuando lo único que han demostrado es que nos unos inconscientes que nunca han sabido defender los intereses de Llanera. Les cegaron las ansias de perjudicar al Partido Popular y ahora esa falta de criterio hace que el Ayuntamiento tenga que pagar casi cinco millones de euros, con una piscina cerrada”. Para José Avelino Sánchez “no quisieron restablecer el equilibrio económico y ahora las consecuencias son mucho peores. Veremos cómo se justifican ahora su actitud y qué explicaciones dan a los vecinos”.