[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La nueva coordinadora del Arciprestazgo de Siero de Cáritas parroquial es la llanerense Isabel Lorenzo

Publicado el 01/04/2018
El tapin La nueva coordinadora del Arciprestazgo de Siero de Cáritas parroquial es la llanerense Isabel LorenzoLa vecina de Posada de Llanera, Isabel Lorenzo,

La vecina de Posada de Llanera, Isabel Lorenzo, fue nombrada el 15 de diciembre coordinadora del Arciprestazgo de Siero de Cáritas parroquial. “Soy voluntaria de Cáritas principalmente antes que coordinadora. Llevó 12 años en Posada de Llanera de manera ininterrumpida, aunque  comencé en el año 90 a colaborar pero por inconvenientes familiares y de trabajo tuve que dejar de ser una voluntaria activa y pasé a ayudar de otra forma al colectivo. Cuando la carga mermó decidimos tanto mi marido como yo aportar un poco más de tiempo”, explicó.

Lorenzo confesó que el voluntariado engancha, en este momento Isabel se ocupa de diez grupos de Cáritas parroquiales que son: Pola de Siero, El Berrón, La Fresneda, Llanera (Posada y Lugo), Sariego, Nava, Noreña, Carbayín, Las Regueras y Valdesoto. Las funciones que desempeña como coordinadora es animar a la creación de las Cáritas parroquiales; trasmitir las decisiones que se toman en órganos diocesanos a nivel de consejo arciprestal; animar a la participación y formación del voluntariado, ya que por ley la entidad está obligada a formar al voluntariado para que conozca sus normas y estatutos; realiza un apoyo, motiva y hace un seguimiento de las Cáritas parroquiales; velar que se cumplan los estatutos de Cáritas y los coordinadores pueden aprobar y ordenar pagos limitados. El equipo que la acompaña en la coordinación son la secretaria y tesorera Cecilia de Cáritas de Pruvia y José director de Cáritas de El Berrón.

En este momento, el Arciprestazgo trabaja para que juntos puedan evitar la transmisión de la pobreza, su prioridad es la campaña “Se parte. Hazte de Cáritas” que se desarrolla a nivel nacional. El objetivo es hacer partícipe a la sociedad de la lucha contra la pobreza, el colectivo prioriza la ayuda a la familia porque hoy en día las familias con hijos menores a su cargo son las más vulnerables y las que mayor dificultad económica tienen, “hay que tener en cuenta que la familia es la primera escuela de los niños, referencia de los jóvenes y asilo para los mayores y eso ninguna institución lo puede sustituir. La familia tiene que ser ayudada y potenciada, la tasa de pobreza familiar en unidades sin menores a cargo es de un 16%,  con menores un 26%,  familias monoparentales un 42% y numerosas un 44%” explicó.

En la campaña se busca encontrar a voluntarios que quieran colaborar, pero si no pueden hacerlo se pueden inscribir como socios colaboradores participando con donaciones económicas. En Cáritas se desarrollan varios proyectos como el textil que ayuda a 19 familias algunas de las cuales fueron seleccionadas en régimen de exclusión social, también los albergues donde pernoctan los transeúntes, calor y café, proyectos infantiles, bioescuelas de huertos ecológicos, un plan bucodental, para desintoxicaciones, el de la Santina es un centro de día y uno muy importante es el de empleo e inserción sociolaboral. “Todo esto se financia con alguna subvención, pero la mayoría con recursos privados, ya que cuantos más tengamos a más familias podemos llegar. Desde las Cáritas parroquiales vamos derivando a los usuarios a cada uno de los programas.  A nivel Arciprestal queremos crear un grupo dirigido a las personas mayores, para apoyar, visitar y acompañar a estas personas, estamos en ello y esperamos que salga en breve”, apuntó.

Lorenzo quiso dar las gracias a todos los voluntarios que llevan años colaborando y a todas las personas que depositan su confianza en Caritas prestándoles ayuda de cualquier tipo, además agradece la labor de las trabajadoras sociales tanto de los centros de salud como de los ayuntamientos, por la relación y el apoyo mutuo que tienen y que les permite llegar a más gente, diversificar mejor las ayudas y ahondar en la pobreza que es más invisible.