[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Las generaciones del 47 al 50 de Posada de Llanera "Amigos para Siempre"

Una iniciativa de Abel González y Otilia Díaz que reunió el sábado 14 en un conocido restaurante llanerense a 33 amigos

Publicado el 14/04/2018
El tapin Las generaciones del 47 al 50 de Posada de Llanera "Amigos para Siempre"

Como viene sucediendo desde el 2008 cada dos años y en el mes de abril, las generaciones del 47 al 50 vinculadas a Posada se reúnen para recordar viejos tiempos. No todos han nacido en la capital llanerense, pero allí pasaron su niñez y su adolescencia creando unos fuertes vínculos entre ellos.

Una iniciativa de Abel González y Otilia Díaz que reunió el sábado 14 en un conocido restaurante llanerense a 33 amigos, de esos que pese a que las circunstancias de la vida les distancie físicamente y separe sus caminos, lo son para siempre.

Los organizadores barajan la posibilidad de reunirse anualmente recogiendo así el sentir mayoritario de los asistentes.

La jornada comenzó con una misa oficiada en el templo de Posada por el sacerdote José Julio Velasco con una emotiva homilía y  en la que hubo tiempo para recordar a los 10 compañeros fallecidos desde que se celebra el encuentro.

33 personas que rondan los sesenta y tantos incluso alcanzan los 70, que han utilizado el wasap para citarse al evento (los tiempos cambian y tenemos que adaptarnos dicen), que no perdieron ocasión para intercambiar opiniones y ponerse al día de lo acontecido en sus vidas desde su  última reunión.

Carmita Menéndez "recordamos cuando éramos pequeños, aquellos tiempos en los que las casas siempre tenían las puertas abiertas, había una buena relación de vecindad, tuvimos una infancia feliz, íbamos a la escuela y luego jugábamos juntos en la calle".

Abel menciona la vieja escuela,  en el mismo lugar del actual colegio, "estábamos separados los niños de las niñas, Dª Justina y D. Ramón fueron dos maestros que dejaron huella, no solo  nos enseñaron a leer y a escribir, nos educaron cívica y moralmente".

Desde Granada viajó especialmente para la ocasión Goyita Martínez, "vengo expresamente, procuro no perderme la cita, me fui muy joven de Asturias y verlos a todo de nuevo me hace muy feliz".

De algo mas lejos, de Cuba, llega Eduardo Manuel Alonso. Vive al otro lado del océano desde hace 12 años, hace coincidir la visita a sus nietos con la comida de confraternización. "Nací en el 49 en Posada, ahora estoy fuera, pero cuando vengo a ver a mis nietos a Cayés todos los días me acerco a Posada y es que esto me tira mucho".

Para Otilia, Manuel es el alma de la fiesta "nos cuenta cientos de historias, a saber cuales serán verdad o mentira dice entre risas". Es que viajar enriquece mucho puntualiza el "cubano" que no pierde la ocasión para felicitar a los promotores por la buena organización del acto.

José Ramón Vidal Blanco acude con su hermana Mª del Carmen, quien a su vez no se separa de Alicia Rey "venimos juntas, nos conocemos desde muy chicas y somos como hermanas, esa amistad que se fraguó hace tantos años y que perdura es lo que hoy ponemos todos en valor aquí".

Posan sonrientes para la foto de grupo que les hacemos varios medios poco antes de irse a comer, en el salón tienen preparada una exposición con retratos de todos ellos... un día sin duda nostálgico y lleno de recuerdos. Los hay que ya quieren citar a los periódicos para dentro de un año.