[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Nace en Llanera el grupo de teatro Los Pintores

“Si el niño se da cuenta de que el adulto que le acompaña cambia su actitud viendo la obra por el trasfondo, él va a prestar mucha más atención”

Publicado el 07/05/2018
El tapin Nace en Llanera el grupo de teatro Los Pintores

Maikel Valdés y Teresa Denisse son los dos componentes del recién fundado en Llanera grupo de teatro Los Pintores, ambos llegaron hace un año desde Cuba y cuentan a sus espaldas con una dilatada carrera en las artes escénicas. En el caso de Teresa su carrera comenzó en la televisión con 7 años participando en programas infantiles, además ha trabajado en radio y cine. Por su parte, Maikel además de ser actor, fue profesor y ha colaborado en radio y prensa en su país.

Los dos son de la misma provincia cubana, Villa Clara, estudiaron en la misma Escuela Profesional de Arte, que es de nivel medio y se especializaron en arte dramático, Maikel comenzaron sus estudios en el año 2000 y Teresa en 2004 y los finalizaron cuatro años después. Una vez que acabaron ambos tuvieron la posibilidad de dar clase en ese mismo centro Maikel lo hizo durante cuatro años, impartiendo clases de interpretación, y Teresa durante dos años impartiendo locución y dicción.

Maikel tuvo la oportunidad de participar en el grupo escénico de Las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), durante varios años haciendo teatro en las montañas, después entró a formar parte del Grupo de Teatro Escambray, que cuenta con más de 50 años de historia y cuyo director, Rafael González, es y ha sido un gran apoyo para ellos en todo lo que se han propuesto sobre el escenario.

El Teatro Escambray es un grupo que marcó pauta dentro del teatro cubano y latinoamericano y su teatro partía de la problemática del campesinado, antes y después de la Revolución, con temas como la política agraria, la cultura del campesino, la falta de mano de obra joven para trabajar las tierras, su vida cotidiana, es un teatro de diálogo con el campesino y salieron actores muy reconocidos gracias a él. “Nunca pensé que pudiera entrar a formar parte de Escambray, porque era un grupo cerrado”, apuntó.

Teresa confesó que siempre quiso formar parte del Escambray pero su problema era que ella residía en La Habana y su madre no le daba permiso para irse a la montaña, porque lo consideraba muy inseguro. “Me interesé primero en su trabajo y realicé un año entero de tesis sobre él, porque fue cambiando su perspectiva y comenzó a introducir temáticas sobre la juventud en el campo”, afirmó.

Los dos actores afirmaron que existen las mismas problemáticas en el campo asturiano que en el cubano y todos luchan porque se reconozca su trabajo, su esfuerzo y se valore su producción pagándola al precio adecuado, además de la falta de relevo generacional, ya que los jóvenes deciden irse a la ciudad a buscar un empleo.

El dúo ha trabajado no sólo en Cuba, sino también en Venezuela y en muchos festivales de Italia, “esta es la primera vez que nos establecemos en un sitio en concreto y hemos optado por Posada de Llanera para empezar de nuevo. Llegamos hace un año y como todos sabemos una carrera de teatro no se hace en un día, sino que tienes que trabajar y luchar por ella. Este tiempo nos ayudó a adaptarnos, conocer la sociedad y ver que podemos ofrecer aquí. Estamos investigando y contamos con ayuda como la del concejal de Cultura, Alfredo Rodríguez, el responsable de Cultura, José Paz, que nos ceden los espacios para ensayar y confiaron en nosotros para realizar nuestro primer espectáculo “Los Pintores” coincidiendo con el Día del Libro”, apuntaron.

El grupo Los Pintores realizan obras infantiles, aunque también les gustaría no dejar de lado el teatro adulto que es en lo que ellos se especializaron en su día. “Nos encasillamos en el teatro de títeres, porque nuestras obras fueron cogiendo importancia y gustando mucho al público, pero nos gustaría retomar el teatro dramático. Hemos conocido a Etelvino Vázquez y nos ha ayudado mucho, dándonos a conocer y lo mismo Ana Laura Barros, sólo hizo falta decirles que éramos actores, además formamos parte de varias entidades cubanas con peso en el teatro internacional”, afirmaron.

En cuanto al teatro de títeres consideran que es muy importante que exista una moraleja para el niño, pero es más importante aún que mueva algo en los adultos, tiene que contar con ese trasfondo para que calé aun más en los menores, “si el niño se da cuenta de que el adulto que le acompaña cambia su actitud viendo la obra por el trasfondo, él va a prestar mucha más atención”, destacaron. Ambos consideran que esa es la magia del teatro del títere, además de trabajar mucho sobre el diseño, que es minimalista, grandilocuente y funcional, están trabajando en unir cultura con espectáculo sobre temas como la inmigración y emigración. Les gustaría poder organizar un festival en la calle de teatro, porque ellos han aprendido a que el teatro no tiene porque estar sólo en los escenarios, sino que puede salir a la calle.

El grupo de teatro Los Pintores nació en 2009 dentro del Frente Infantil del Teatro Escambray, porque veían que ninguna obra se adaptaba al público infantil y esté estaba bastante abandonado, a través de la iniciativa “Pintar el Títere” que pusieron en marcha en los colegios de Cuba se desarrolló el grupo. Esta actividad consistía en que ellos representaban la obra y los niños después tenían que dar su opinión si les había gustado, si no, que cambiarían, entre otras cuestiones y después pintaban al títere, pero no sólo dibujándolo, sino también escribiendo poemas, redacciones o cualquier cosa que se les ocurriera. Después se nombraba a un ganador por parte de los alumnos de otro centro y así sucesivamente. Esta es una iniciativa que les gustaría recuperar y realizar en los colegios de Llanera.

Después de la obra de títeres “Los Pintores”, el grupo ofrecerá el día 8 de mayo su nueva representación infantil en la Casa de Cultura de Posada a las 17:15 y en Lugo a las 18:15. “Las Peripecias de un Cordelito” es una obra dirigida a niños en edades dentro del primer ciclo de la educación infantil, con un lenguaje basado en la mímica, la funcionalidad de los muñecos y apoyados por la banda sonora. Las travesías de un cordelito en busca de algo o de alguien, es una obra capaz de remitirnos al ámbito doméstico, nacida de la inventiva de padres y abuelos para entretener a los infantes en casa, apoyados en la posibilidad de animar un objeto cualquiera y hacerlo protagonista de la fantasía infantil: ¿acaso la cuchara cargada de alimento no se convierte en un avioncito para estimular el apetito?

El grupo tiene previstas otras actuaciones en el Centro Social de La Fresneda el 18 de mayo y en Festival de León, donde Maikel además ofrecerá un taller sobre los títeres, como elaborarlos y trabajar con ellos.