[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


I Jornadas Multideporte Adaptado en Llanera muy participativas.

“El objetivo es dar a conocer a la sociedad las condiciones en que las personas con movilidad reducida practican deporte, eliminando las barreras arquitectónicas y facilitando su inclusión social”, manifestó Juan Majada, presidente de Llanera Sin Barreras.

Publicado el 16/06/2018
El tapin I Jornadas Multideporte Adaptado en Llanera muy participativas.

El sábado, 16 de junio, en el polideportivo de Lugo de Llanera, se celebraron las I Jornadas Multideporte Adaptado, organizadas por la asociación Llanera Sin Barreras y la empresa Lares del Norte, en colaboración con el Ayuntamiento de Llanera, la asociación Cosa Nuesa y la Asociación para la Promoción del Turismo Adaptado Asturiano.

Llanera Sin Barreras es una asociación de discapacitados físicos cuyo objetivo es la eliminación de las barreras arquitectónicas y sociales en Llanera, mientras que Lares del Norte es una empresa asturiana con la calificación de Centro Especial de Empleo. La idea de celebrar estas jornadas surgió como una forma de acercar a todos los llanerenses los valores del esfuerzo y dedicación que este tipo de actividades requieren y durante ellas  se pudo disfrutar de exhibiciones de varios deportes paralímpicos como handcycling, esgrima, slalom y baloncesto.

El handcycling o ciclismo manual se desarrolla con unas bicicletas de tres ruedas, dos de ellas traseras, en las que se impulsan con las manos las vielas en paralelo situadas sobre la rueda delantera, la cual acoge el sistema de cambios que lleva incorporado. Estas bicicletas, a pesar de ser movidas manualmente, permiten a los ciclistas de máximo nivel alcanzar velocidades medias de 40 kilómetros por hora, en carreras de 30 o 40 kilómetros y los deportistas con lesiones medulares a nivel dorsal superan los 25 kilómetros por hora, abriendo las puertas del deporte a todos los individuos y permitiendo a las personas parapléjicas con lesiones medulares u otras discapacidades ejercitarse y competir sin dificultades. Este deporte transmite, según sus practicantes, una gran sensación de libertad y une en la carretera a personas con y sin discapacidad.

La esgrima, adaptada a discapacitados físicos, se practica en silla de ruedas anclada al suelo, para permitir una mayor libertad de movimientos en los brazos, siendo un deporte que desarrolla enormemente la agilidad a la par que estimula los reflejos de forma sorprendente, pudiendo ser practicado tanto por amputados como por personas con discapacidad cerebral leve. En el combate se enfrentan dos deportistas que disponen de una espada, florete o sable, con los combatientes conectados a una caja de señales electrónica que se encarga de registrar los toques de alcance del arma; cuando ésta toca al contrario se anota un punto a su favor y el primero que llegue a los cinco puntos gana. Se puede competir individualmente o por equipos.

El slalom es un deporte que puede ser practicado por personas con parálisis cerebral que, con una silla de ruedas, deben superar un número de obstáculos determinado en el menor tiempo posible, en un circuito de superficie dura y lisa donde hay conos, rampas… y que requiere movimientos en zigzag e incluso giros de 360 grados, obligando a los deportistas a mantenerse en todo momento atentos al recorrido, lo que ayuda a mejorar su autonomía y funcionalidad.

El baloncesto en silla de ruedas nació en 1946, como idea de algunos ex jugadores de baloncesto estadounidenses con lesiones de guerra que quisieron seguir practicando su deporte favorito. Las reglas son similares a las del baloncesto tradicional con alguna variación como que, en los pasos, el jugador con la pelota en su poder no puede dar a su silla más de dos impulsos seguidos sin pasarla o botarla o que si alguna parte de la silla pisa las líneas que delimitan el campo, se consideraría “fuera”. Por otra parte, las dimensiones de la cancha y la altura a la que se sitúa la canasta son las mismas que en el baloncesto clásico por lo que los jugadores, al ir sentados, deben impulsar con más fuerza el balón para lograr pasarlo por el aro. El sistema de puntuación garantiza que todos los jugadores, con discapacidades diversas, puedan participar en igualdad de condiciones.

También se celebró un campeonato de tiros libres desde silla de ruedas para chicos y chicas de hasta dieciocho años, en el que los tres primeros puestos obtuvieron un trofeo y un bono de Decathlón de 40, 30 Y 20 euros respectivamente. Todos los participantes obtuvieron un obsequio.

Juan Majada, presidente de Llanera Sin Barreras, expresó su satisfacción “por poder celebrar estas primeras Jornadas de Multideporte Adaptado “aquí en Llanera”, manifestando su agradecimiento a la empresa organizadora, Lares del Norte, por correr con los gastos de la actividad así como al ayuntamiento de Llanera, a todos los colaboradores y, especialmente, “a la gente que ha venido de Avilés, a la Asociación Rey Pelayo de personas con discapacidad intelectual, la asociación ovetense síndrome de Down y a DIFAC como Asociación de Discapacitados Físicos de Avilés y Comarca”. Destacó asimismo que “la gente está siendo muy participativa” y recalcó su deseo de que “esta iniciativa tenga continuidad” pues “el objetivo es dar a conocer a la sociedad las condiciones en que las personas con movilidad reducida practican deporte, eliminando las barreras arquitectónicas y facilitando su inclusión social”.