[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Lectura del pregón de Exconxuraos 2018 a cargo de Abel González Rodríguez

Publicado el 29/06/2018
El tapin Lectura del pregón de Exconxuraos 2018 a cargo de Abel González Rodríguez

Muchas gracias alcalde Gerardo Sanz, muchas gracias concejala de festejos Pilar Fernández, por elegirme pregonero de esta gran fiesta de nuestro concejo, los Exconxuraos.

 Nada resulta más gratificante para una persona que nació, creció, tiene sus raíces, vive y disfruta de su concejo, pregonar este festejo que rememora hechos históricos de la época medieval. Ser la voz de mis 13.800 vecinos me produce un gran honor y una alegría y emoción indescriptibles. 

Me uno así, a la lista de los diecisiete pregoneros que me precedieron y sucedo a Pedro Gorría Korrés, tolosarra afincado en Ablés. Quiero tener un emocionado recuerdo para dos de ellos lamentablemente fallecidos; Avelino Suárez, también “LLanerense del año 2014” y Lorenzo Ramos Valdés que ideó e impulsó esta fiesta. Aunque natural de Lugones, fue vecino de San Cucao donde se convirtió en amenizador cultural y social de la parroquia. 

Nací en Posada el 30 de junio de 1948 en casa Quimarán conocida por este mote como todas las viviendas del entorno rural. En el seno de una familia muy vinculada al fútbol local. Soy oriundo de Villardeveyo, ya que mi padre nació en La Miranda, y de Lugo de Llanera, dado que mi madre vio la luz  en Castiello. Por lo tanto, de llanera por los cuatro costados y más en concreto de Posada, sin albergar ningún localismo absurdo, a mi entender.

En las décadas de los años cincuenta y sesenta del pasado siglo, años de nuestra adolescencia juvenil, Posada era como el resto de los pueblos del concejo, eminentemente rural, en el que los mercados del sábado en la Plaza de Abastos, el cine GOIA de Salvador y de Olvido, si la “peli” era autorizada a menores y el partido del Llanera en La Huelga, rompían la monotonía diaria. Los servicios públicos propios de la capitalidad municipal, alteraban también la rutina diaria.

Podíamos escuchar las sirenas de las fábricas próximas, alertando a los trabajadores de que su jornada laboral estaba próxima. Las fábricas de: La Estufa y Explosivos de Cayés, metales en Lugones y Pracesa en Lugo, ocupaban varias centenas de trabajadores que allá se desplazaban en bicicleta con la cesta de mimbre en el portabultos con la comida para el almuerzo. Entonces la circulación de coches era muy escasa. Tanto la ida como el regreso, formaban un continuo desfile de “bicis” y paraban en el bar para echar una partida de bolos y tomar un “vasín” antes de llegar a casa a catar.

Mientras, asistimos a clase con doña Inés, una maestra de párvulos que enseñó a tres generaciones a leer y a escribir, antes del ingreso en la escuela nacional que comprendía la edad de 8 a 14 años aunque a veces esa edad se sobrepasaba. Doña Inés atendía una rudimentaria centralita telefónica, cuyo número apenas llegaba a los veinte en el concejo. Los que ahora tienen tres familias en casa. 

Y pasamos a la escuela nacional donde nos topamos con don Ovidio Muñiz, un  maestro entregado a la enseñanza sin límites. Con nulos recursos, ideó “Amigos de la escuela” que era la aportación de una peseta mensual que servía para hacer trabajos manuales, para la compra de libros y útiles de la enseñanza. Aficionado a la caza, algunas tardes de castigo en la escuela, se desplazaba a esta finca de la Viesca para el adiestramiento de los perros. Nada hacía presagiar, que 55 años después estemos disfrutando de este recinto y esta histórica fiesta.

Llegado el verano, teníamos en todo el concejo las romerías que se esperaban con impaciencia. La primera de ellas el Corpus en Ables, pueblo natal de Cuno Corquera que este año se cumple el centenario de su nacimiento, autor de la letra del “Cánticu a Llanera” declarado himno del concejo en 2009. Allá íbamos caminando por la carretera o a través de la ería llamada de los Señores, no sin antes asistir a misa de doce concelebrada por tres curas, predicador, monaguillos y procesión alrededor de la iglesia y suelta de voladores.

Después, vueltas al prao de la romería y a casa, práctica común en todas las romerías de los pueblos. 

Bonielles, en las estribaciones de Peña Menénde, acoge en su iglesia y en el bajo del altar derecho, los restos de Alejandro Mon, ovetense fallecido en 1882, Presidente del Consejo de Ministros de España en 1864. Esta parroquia celebra El Carmen el segundo domingo de julio.

También este segundo domingo de julio, celebra la Sacramental la parroquia de Villardeveyo, romería que recuerda los acogedores lunes del “bollu”.

El tercer domingo de julio le toca el turno a San Cucufate también en honor de la Virgen del Carmen, llamada “La fiestona” en razón a las multitudinarias romerías habidas en las décadas de los años 30, 40 y 50. Caminando en “bici”, acudíamos; Javier, Juanín, Andrés, Juan Tamargo, Juan mateo, Miguel Ángel, Manolito, Marcelino, José Mari, mi primo Isma…con cuidado de que no te “pillara” la guardia civil sin luz al atardecer de regreso a casa. En 1975, por idea y firme decisión de Pocholo y su junta directiva, se creó el concurso de ganado vacuno, que es hoy uno de los iconos de nuestro concejo. 

Arlós y Pruvia, festejan a su patrono Santiago Apóstol cada 25 de julio. En un paraje de gran belleza cerca de su iglesia prerrománica del siglo XIII, viene teniendo lugar la romería. Pruvia por su parte, referente de la gastronomía asturiana con la banda de gaitas “Fonte Fuécara” como exponente de la música tradicional, alterna la ubicación de la fiesta. 

Para el último domingo de julio queda la Sacramental en Posada en el precioso castañeo de La Huelga, que una vez convertido en zona deportiva, hubo de trasladarse a El Cruce.

Conviene recordar que la Sacramental es la celebración del Corpus Christi, que las parroquias asturianas tienen desde tiempo inmemorial, autorización de la Archidiócesis de Oviedo para ser celebrado en fecha distinta al propio día del Corpus.

Saltamos a Ferroñes el segundo domingo de agosto que festeja a San Lorenzo. Parroquia natal del Cardenal Álvarez Martínez, próximo a cumplir 93 años, hoy único cardenal nacido en Llanera y quinto de Asturias en la historia de la Iglesia Católica.

 El domingo siguiente al 15 de agosto, llegamos a las fiestas de Santa María de Lugo, la antigua Lucus Asturum que tanto representa en la historia de nuestro municipio. Fiesta, que sobresalía de las demás por el considerable número de barracas y carruseles que juntaba. La imagen de la Virgen de Lugo, fue bendecida por el Papa Juán Pablo II con ocasión de su visita a La Morgal el 20 de agosto de 1989. 

Santa Cruz, tiene como patrono a san Agustín a finales del vacacional mes de agosto y pon fín al recorrido de las fiestas del concejo, el Rosario en Cayés, el primer domingo de setiembre. Parroquia pionera y cuna de ciclistas y del ciclismo en Llanera. 

Aparte de las fiestas parroquiales, también tenían festejo otros pueblos tales como; San Pedro, en Agüera, La Asunción, en Villanueva y La Vega, San Antolín, en Villabona, San Antón, en Robledo, El Fresno, en Bonielles, Los Afanes, en Fanes, el Rosario, en Ables y La Sacramental, en Lugo. A todas las fiestas son invitados familiares y amigos de otras localidades a los que se decía: “vamos a comer les sopes”, en alusión al banquete familiar que consistía principalmente en los mejores pollos, todos de “caleya” y el arroz con leche requemado con el ganchu de la cocina, banquete que se tomaba a la sombra de la figal o bajo el hórrero, según el caso. 

La fiestas de Los Exconxuraos, se creó en 2000, como símbolo de unión de las fiestas de las parroquias y vecinos del concejo, para rememorar los hechos acaecidos en el concejo entre 1408 y 1412, cuando fueron excomulgados por negarse a pagar los tributos que consideraban abusivos.

Ante la insurrección de los vecinos en 1408, la respuesta del obispo, Guillén de Monteverde fue inmediata; pena de excomunión contra todos los habitantes del concejo. A pesar de la gravedad de la sentencia episcopal, los habitantes de Llanera no se arredraron y mantuvieron su postura a lo largo de cuatro años. Durante aquellos cuatro años, las iglesias cerraron sus puertas y no se pudieron celebrar los diferentes sacramentos ni proceder a enterramientos canónigos. 

Hubo que esperar a la muerte del obispo francés, ocurrida en febrero de 1412 y a la entronización del leonés Diego Ramírez de Guzmán, en junio de ese año, para que el conflicto entre la mitra y los habitantes de Llanera, entraran en vías de solución para lvantar la pena de excomunión. 

Como penitencia, veinte nobles y diez pecheros descalzos con jubones y sacos ceñidos con cuerdas y con candiles encendidos en las manos en singular peregrinación desde Posada a Oviedo, asistieron a la procesión, misa y sermón en la Catedral. 

El conflicto había terminado. Después de cuatro años de forzado silencio, volvía a oírse el repiqueteo de las campanas en las tierras de Llanera. Las iglesias abrieron otra vez sus puertas y volvieron los clérigos a celebrar los sagrados oficios. 

588 después, en 2000, se creó esta fiesta, cuya recreación se realiza en este propio recinto por parte de representantes de asociaciones y de vecinos, así como por la Asociación de Amigos de Los Exconxuraos, nacida para apoyar y aportar ideas tendentes a la mayor brillantez del festejo. Con motivo del 500 aniversario, en 2012 se llevó a cabo una peregrinación a Oviedo con misa en la Catedral. 

“Llanera, yes conceyu ricu y guapu que compites con cualquiera…” dice la letra de nuestro himno escrito por Cuno Corquera. Con historia y tradición con Lucus Asturum como núcleo más importante en época romana y un Patrimonio Histórico Artístico muy destacado. Concejo vital, emprendedor y dinámico, con un tejido asociativo social, cultural y deportivo muy numeroso, aunque individualista, que promueve un sinfín de actividades que la hacen atractiva. 

Su situación geográfica dentro de las tres principales ciudades asturianas con excelentes comunicaciones además, hace que sea un concejo apetecible para vivir. Lo demuestra el hecho de que somos el duodécimo en número de habitantes. 

Queridos vecinos, familiares, amigos y personas que en gran número vais a llegar a Llanera desde otros lugares, disfrutad plenamente de esta gran fiesta de Los Exconxuraos y como decimos los asturianos; comei, bailai, bebei -con moderación-, dentro de un marco de alegría y sana diversión. ¡ “Que vos preste a todos!”. 

He dicho.

¡Viva Los Exconxuraos!

¡Viva Llanera!

¡Viva Asturias!

 

Abel González Rodríguez