[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Asociación de Vecinos de Cayés hace un balance optimista de estos últimos años gracias a que se han realizado obras que han mejora su parroquia

Publicado el 28/07/2018
El tapin La Asociación de Vecinos de Cayés hace un balance optimista de estos últimos años gracias a que se han realizado obras que han mejora su parroquia

La Asociación de Vecinos de Cayés celebró el pasado sábado, 28 de julio, su comida de hermandad en el Hotel Silvota, a la que acudieron más 200 socios. Antes de que diera comienzo la comida el presidente, Luis Álvarez, destacó que  el balance de estos últimos años es optimista, ya que se han realizado obras que han mejorado y modernizado la parroquia, “se han acometido obras en la red de saneamiento y agua, se colocó señalización vertical y horizontal para garantizar la seguridad vial, inversión de pavimento en la AS-17, asfaltado del camino de La Ponte, eliminación de edificios en ruina técnica en Campiello, la rectoral y en la Venta del Gallo varios edificios, lo que hace que este barrio ofrezca un saludable aspecto ambiental y visual, estamos orgullosos de recuperar esta zona”, destacó.

Otros de los logros conseguidos fuero el paso peatonal en la parada del autobús en la zona de Asipo, la identificación y delimitación de los límites con respecto a las parroquias que confinan con Cayés. En último lugar la disposición de cobertura de fibra óptica en casi toda la parroquia.

El presidente recordó que todavía quedan muchas cosas pendientes importantes como son la Variante de Cayés, que por fin después de mucho tiempo ya tiene el trazo definitivo, también falta la iluminación y la senda de la AS-17 desde la Venta hasta Asipo, así como la senda fluvial de la Venta al Puente de Cayés.

Álvarez anunció que se retirarán los tocones de la tala de árboles en el campo de la iglesia y se plantarán ejemplares nuevos de crecimiento vegetativo rápido. También aseguró que afrontarán definitivamente la remuneración de la parroquia por el sistema americano. “Nuestra asociación no es un centro asistencial, sino un movimiento de participación, de reivindicación por los derechos que nos pertenecen y somos organiza y funcionalmente diferente a otras entidades en el modo de actuar”, afirmó