[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Ignacio Gallo: 30 años

Publicado el 30/07/2018
El tapin Ignacio Gallo: 30 años

Estar treinta años en un lugar con las personas que van apareciendo y se van yendo es mucho estar.

Uno lo siente cuando se impone la realidad de las limitaciones, y por otra parte tan normal, y que ya no te permite hacer los servicios a los que te has comprometido como uno quisiera hacerlo. Yo creo que todos pensamos parecido.

Dentro de esta situación, a pesar de todo lo que supone en sentimientos para todos, el cambio de personas y formas de actuar; es gratificante que todos tenemos capacidad para afrontar estos cambios y comprender que siempre podemos encontrar recursos humanos que nos sitúan en la normalidad.

Lo que sí es necesario es ser agradecidos, en primer lugar a Dios que ha dispuesto que nos hayamos encontrado para conocernos y ayudarnos mutuamente para ser una gran familia cuyo padre ha sido siempre Él.

Agradeceros a las dos parroquias el que me hayáis acogido como a un vecino más, asociándonos en una mutua colaboración en todo, y de un modo especial en la Catequesis, Cáritas, y la liturgia. Sin vosotros ni el párroco ni nadie podría hacer crecer el sentido de una parroquia, pongo familia que es lo que más se parece a Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

De un modo extraordinario quiero agradecer a Santa María de Lugo el que me haya llevado de su mano en todas las preocupaciones que tuvimos en la Parroquia.

Quiero desearos a todos las mejores fiestas de vuestra vida, en donde la alegría acompañe hasta a los más desafortunados, y sobretodo que vayamos creciendo en colaboración con todos los que pensamos algo de nuestra parte para que esto sea.

A todos un abrazo especial en este año. Vuestro en el Señor,

Ignacio Gallo