[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El hostelero Ramón Blanco inaugura un nuevo local en el centro de Oviedo

Publicado el 10/08/2018
El tapin El hostelero Ramón Blanco inaugura un nuevo local en el centro de Oviedo

El conocido hostelero llanerense Ramón Blanco Bueno inauguró en la tarde de este jueves una cafetería restaurante en la céntrica calle Caveda de Oviedo que dará empleo, de momento, a tres trabajadores, un cocinero y dos camareros, aunque las previsiones de Blanco son si todo va bien contratar mas personal por lo menos para limpieza.

El local está al lado del Hotel Clarín con el que se comunica por el interior con vistas a encargarse del desayuno-bufet de quienes allí se hospedan además de atender al público en general. El nuevo negocio que lleva por nombre los dos apellidos de su fundador abrirá todos los días de la semana desde las 7.30 a las 23.00 h. Servirá menús, platos combinados y tapas,  próximamente espera incluir la carta en la que tendrán protagonismo las paellas, la especialidad del hostelero  que piensa cocinarlas personalmente. Ya ha tramitado la licencia para establecer terraza en la calle que es peatonal, confía en que los clientes puedan disfrutar de ella en poco tiempo.

Ramón Blanco, natural de Luarca, se inició en la hostelería con tan solo 16 años en el antiguo Tropical de Oviedo, en 1981 abrió el negocio en Lugo de Llanera que ahora y tras su jubilación a los 63 años regenta su hija. Pero él, que no sabe vivir sin trabajar y como su esposa aún sigue en activo, decidió embarcarse en esta nueva aventura “la ley me permite pese a mi jubilación abrir negocio si creo empleo, y aquí estoy ilusionado y contento. Creo que me va a ir bien, la localización es inmejorable y el propio hotel me ofrece garantías”. Nos cuenta como tuvo que competir con otras ofertas para hacerse con el negocio “eran ofertas mas ventajosas que la mía económicamente pero se tuvo en cuenta mis años de experiencia y yo creo que mi buen hacer, así como el hecho de que me vaya a ocupar directamente de la dirección”.

En la inauguración estuvo arropado por muchos amigos y clientes de Llanera, es el caso de Marta y su padre Casas que auguraban un futuro prometedor. También le apoyaron en una ocasión tan especial el alcalde Gerardo Sanz y varios miembros de la corporación “es una buena noticia que Blanco amplíe el negocio, le deseamos lo mejor”.

En la cafetería-restaurante Blanco-Bueno no había sitio para una persona mas, el movimiento era constante, los camareros se afanaban por atender al público y allí no faltaba de nada. Ramón entre saludos y abrazos estaba pendiente de todo “quiero que todo el mundo esté contento, me siento muy querido y recibo mucho apoyo, a mis trabajadores que son estupendos ya les he dicho que hay que atender bien al cliente, nunca ponerle peros y siempre darle soluciones”