Confraternizacion anual en “El Camin de la Cruciada”

Los vecinos celebran el verla limpia y exenta de los lodos que durante décadas la sepultaron.

Publicado el 17/09/2015
El tapin  Confraternizacion anual en “El Camin de la Cruciada”

Los vecinos que en Tuernes el Pequeñu, parroquia de San Cucufate de Llanera, se agrupan en torno al desde tiempos inmemoriales conocido como “Camín de la Cruciada”, celebraron el pasado día 13 la ya tradicional reunión anual. Para esta excepcional ocasión en la que ya se cumplían 10 años consecutivos con esta costumbre, se juntaron alrededor de 40 personas ligadas por lazos de familia o vecindad estricta,  en un ambiente festivo, relajado, y con la camaradería habitual alrededor de una mesa bien surtida, se comentaron las novedades  del año y se habló de los proyectos para el siguiente.

 

Como se sabe por este mismo periódico, en 2014 los propios vecinos acometieron la tarea de limpiar los accesos y alrededores de la conocida “Fuente de Valle”. En este año 2015, la anterior Corporación ejecutó una reparación integral de dicha fuente, que si bien no se ajusta con total detalle al original, los vecinos celebran el verla limpia y exenta de los lodos que durante décadas la sepultaron.

 

Un hecho de tal magnitud, motivó una excursión de todos los congregados hasta Valle, donde además de observar la obra hecha, se volvió a beber del manantial de la fuente, a comentar por parte de los mayores múltiples vivencias allí ocurridas, recordando como se iba a lavar la ropa con el balde sobre la rodiella en especial equilibrio sobre la cabeza o se llevaban los animales a beber, por riguroso turno en  filas de espera por les caleyes de los alrededores. A los más jóvenes y chiquillos estas actividades ya les parecen más propias  de la prehistoria que vividas por sus abuelos o padres.

 

Está documentado –y los recuerdos de los más abuelos coinciden- que fue iniciativa de los vecinos en el verano de 1947, pedir ayuda al Ayuntamiento para la construcción del lavadero y abrevadero aprovechando un manantial que surgía de manera natural entre las piedras donde ahora está el bebederu. Según los datos disponibles en los Archivos Municipales, el 27 de agosto de 1949, siendo Alcalde Benigno Menéndez Ablanedo, la Corporación tomo el acuerdo unánime “después de detenido estudio de las obras más urgentes a realizar, de contribuir a un abrevadero en Tuernes el Pequeñu, por un presupuesto de mil quinientas pesetas. que será construido por los vecinos, a los cuales se les abonará la expresada cantidad una vez terminadas las obras y recibidas por el Ayuntamiento”. La obra a la que contribuyeron con su propio esfuerzo los vecinos, sería ejecutada por Segundo Paredes Fernández, de Sienra, Escamplero, (Les Regueres) albañil de reconocido prestigio a quien se atribuyen las básculas para pesar remolacha en La Granda y en Santa Cruz de Llanera, todos los transformadores eléctricos de Les Regueres y algunos de Llanera,  así como múltiples reparaciones en Iglesias y Capillas.

 

Un complemento perfecto a la obra, sería el colocar una placa en la Fuente, donde se recoja en síntesis la historia de la misma, la iniciativa vecinal del pasado y del presente, así como la reciente restauración. Los vecinos verían muy bien que los actuales Munícipes, culminaran lo iniciado por los anteriores, y recogieran este “guante” cuya consecución se marcan como objetivo para este curso, así como luchar para que los accesos y los alrededores de nuestra Fuente de Valle, y con ella una parte importante de la historia de la zona, no vuelvan a quedar cubiertos por maleza, lodos o escombros.