Jorge Sánchez García: Es el Llanerense del año 2015, ya que así lo decidió por unanimidad el jurado del galardón, que anualmente entrega el periódico El Tapín de Llanera

“Jorge el médico” : Para mí es un orgullo recibir este galardón, pero pienso que no lo merezco porque no tengo méritos para ello. Aunque me siento muy querido por la gente

Publicado el 11/10/2015
El tapin Jorge Sánchez García: Es el Llanerense del año 2015, ya que así lo decidió por unanimidad el jurado del galardón, que anualmente entrega el periódico El Tapín de Llanera

Jorge Sánchez García es conocido en el concejo como “Jorge el médico” y es el Llanerense del año 2015, ya que así lo decidió por unanimidad el jurado del galardón, que anualmente entrega el periódico El Tapín de Llanera. “Para mí es un orgullo recibir este galardón, pero pienso que no lo merezco porque no tengo méritos para ello. Aunque me siento muy querido por la gente”, destacó.

Este es el primer premio que recibe a parte de los de los campeonatos de tute, comentó entre risas. Jorge nació el 9 de abril de 1955 en el Cantu San Pedro en Lugo de Llanera y tiene una hermana que reside allí. Estudió en la Escuela de Doña Florentina hasta los seis años, el premiado se acuerda que estaba en el camino de la iglesia y continuó sus estudios en el colegio Auseva en Oviedo, después realizó la carrera de medicina en la Universidad de Oviedo. “Estudié medicina porque estaba de moda, pero no me gustaba ni me gusta, metí la pata porque era un hombre de ciencia me gustaban las matemáticas y ahí dos y dos son cuatro siempre, pero en medicina eso no es así. Era buen estudiante pero me costó sacarla”, comentó.

Cuando acabó de estudiar comenzó a trabajar en Soto de Rivera, Sotrondio, Paredes y Berducedo, después opositó y sacó la plaza para La Nueva en Langreo, donde lleva 19 años, trabaja de 8 a 15 horas. “Me dejo querer y quiero a la gente, además en esos pueblos estaba 24 horas, ya que residía allí sólo venía los fines de semana para Lugo. Jugaba la partida con los vecinos y desarrollaba allí mi vida. Incluso realicé varios intercambios con los vecinos de Paredes y los de Berducedo, que vinieron a Lugo y realizábamos diferentes actividades como partidos de fútbol entre otras muchas cosas, era una jornada de convivencia”, explicó. En muchos de los pueblos les costó despedirse de Jorge y le hicieron varias fiestas, “la gente valora que te molestes en tu trabajo aunque no sepas lo que les pasa, pero siempre intenté buscar soluciones con especialistas”, destacó.

Sánchez fue el impulsor y creador de dos peñas lúdicas en Lugo de Llanera una de ellas se llamada Cianuro y el objetivo era reunir a los amigos para hacer deporte y cenar, la segunda era una cofradía gastronómica Santantón que se reúne para comer el día antes de la celebración, “nos juntamos todos los amigos que éramos de chavales y este año cumple su edición número 39, nunca falla nadie y vamos rotando por los restaurantes del concejo”, confesó.

El médico formó parte de la Comisión de Festejos de Lugo de Llanera en tres ocasiones: de 1972 a 1974 con el presidente Raimundo Álvarez; en 1975 con Jesús Fernández y de 1989 a 1990 con Luis Fambona. “Las fiestas han ido cambiando, pero cuando yo estaba se pensaba más en los socios, teníamos vocales en todos los barrios de la localidad que repartían la lotería e informaban a los socios. Propuse que las mañanas de las fiestas un tambor y una gaita recorriera cada barrio, para que hubiera actividades en todos los lugares”, comentó.

Además fue el impulsor de la Marcha a Torrestío con el objetivo de recordar a los Trashumantes del concejo de Llanera, es una caminata bianual en la que suelen participar una veintena de vecinos. “Siempre la realizamos en dos días de Lugo a Teverga y de Teverga a Torrestío, la comenzamos en 1985 y hay relevo generacional, ya que se sumaron muchos jóvenes”, comentó. El pasado año presentó la ruta elaborada por él que se denomina “El Espinazo de Llanera”, recorre el concejo por el centro y hace cumbre en los cuatro picos de Llanera. La idea de Jorge es completar esta ruta cuando no se realicé ese año la marcha a Torrestío.

Jorge se casó con una vecina de Lugo de Llanera, tiene tres hijos y cinco nietos, todos residen en Lugo y confesó estar muy orgulloso de ser de Lugo y vecino de Llanera, “en todos los pueblos en los que he trabajado he llevado con orgullo el ser llanerense. Mi madre siempre me decía de pequeño: “ese niño será Llanerense del año” era una visionaria”, concluyó.