La capilla de Santa Bárbara en Coruño pasa de las bodas a las proyecciones filmográficas

La llanerense recordó que debajo de las escaleras del templo se encontraba un refugio para que los trabajadores y sus familias se metieran allí si las bombas de la Guerra Civil alcanzaban la fábrica

Publicado el 17/10/2015
El tapin La capilla de Santa Bárbara en Coruño pasa de las bodas a las proyecciones filmográficas

 La capilla de Santa Bárbara, ubicada en el barrio de Coruño en Cayés, se convirtió este mes en una gran sala de cine en la que se proyectó la película “Drácula de Bram Stoker”, dirigida por Francis Ford Coppola. El evento se enmarcó dentro de las actividades programadas por la Fundación Princesa de Asturias, durante las semanas antes de la entrega de los premios. Hubo tal demanda que se tuvieron que realizar dos pases.

Pero la capilla que en la actualidad está desacralizada fue testigo de los matrimonios, funerales y misas de muchos vecinos del concejo. Una de las bodas que se oficiaron allí fue la de Loli Rodríguez el día 12 de octubre de 1962, “la capilla era muy acogedora, contaba con un gran retablo donde estaban colocados las imágenes de Santa Bárbara, la Virgen del Carmen, el Corazón de Jesús y la Virgen María”, recordó.

La pareja se casó en la capilla porque allí era donde vivía Loli con sus padres y un hermano, Manuel, “vivíamos en Pruvia y nos trasladamos a Coruño a la Casa del Trigo, mi hermano fue a las escuelas de Coruño, que pertenecían a la fábrica de explosivos. Nos casó Don Pedro que era el cura de Cayés”, apuntó.

 Loli recuerda que la mayoría de los días se daba misa en la capilla y los fines de semana se celebraban las bodas, además de los funerales, “al ser una capilla no se podía bautizar porque no tenía pila y tampoco se celebraban allí las comuniones”, explicó. La llanerense recordó que debajo de las escaleras del templo se encontraba un refugio para que los trabajadores y sus familias se metieran allí si las bombas de la Guerra Civil alcanzaban la fábrica.

El vecino de Coruño, José Manuel Fernández “Lolín”, escribió un artículo sobre el poblado obrero “Tartiere” en el segundo número de la revista “Perxuraos”, en el que le dedicó un apartado a la capilla. “Es un edificio emblemático de gran belleza constructiva, cuya primera pieda fue colocada y bendecida por el Padre D. Andrés Manjón y Manjón, el día 5 de julio de 1913. Se inauguró el día 9 de septiembre de 1917, siendo autor del proyecto el arquitecto, D. Manuel del Busto Delgado. Actualmente es de propiedad particular y está desacralizada”, publicó.

Lolín aportó algunos datos sobre el tempo que está situado actualmente en el polígono de Asipo, en Coruño. Es el único edificio que pervive de un extraordinario conjunto de construcciones que formaban el extenso complejo fabril de Unión Española de Explosivos, formado por instalaciones industriales, viviendas, escuelas, cooperativa obrera, casino, etc.

 La capilla se levanta sobre un basamento rectangular de piedra, en cuya cara norte se abre un acceso escalonado que la eleva sobre el suelo para darle una relación de indiscutible dominio visual, tanto sobre el poblado obrero como de la entrada en la factoría.

El edificio presenta en planta una nave rectangular única, rematada en un ábside pentagonal al cual se hallan adosados dos dependencias laterales cuadrangulares. El empleo de arcos de medio punto, tanto  en la traza de los vanos como en la entrada, sería suficiente para considerarla como una obra de estilo historieista neorrománico, aunque ciertos elementos ajenos al léxico románico-ábside pentagonal cubierto de bóveda de crucería y los pináculos que rematan los maehones de las fachadas contribuyen a darle un aspecto más bien ecléctico. Este estilo neorrománico ecléctico fue introducido en Asturias por el  arquitecto Federico Aparici (1832-1971) con la Colegiata del Santuario de Covadonga.

 En el interior impera una concepción de espacio de clara diafinidad. La nave central se cubre con bóveda de cañón reforzada en fajones apoyados en columnas y el ábside se encuentra algo elevado sobre el suelo de la nave y se cubre con bóveda, destacando también la esbelta torre campanario con cubierta piramidal y las vidrieras polieromadas de sus grandes ventanales.

Su construcción, así como su mobiliario de madera de gran calidad, compuesto de dos confesionarios, un púlpito, un retablo para el altar con tres hornacinas, una de ellas, como es obvio, para la Patrona Santa Bárbara y los bancos para el público, fueron totalmente sufragados por la Sociedad Santa Bárbara de Cayés.

 

 Galería de fotos, tienes que pinchar la imagen