Llanerense del Año 2012: La Escuela Municipal de Música

Profetas en su tierra

Publicado el 12/11/2015
El tapin Llanerense del Año 2012: La Escuela Municipal de Música

La Escuela Municipal de Música, por manos del alcalde, Avelino Sánchez, y del director de la Casa de Cultura, José Paz, recogió el pasado día 30, en el transcurso de un acto celebrado en el Restaurante La Campana, el premio Llanerense del Año 2012. En el acto, además de los premiados en 2010, Ramón Rodríguez, director de la Biblioteca de la Universidad de Oviedo, y de los hermanos Díaz Carbajosa galardonados en 2011, estuvieron presentes la práctica totalidad del equipo de gobierno municipal, representantes de la oposición municipal, y el jurado del premio entre otros .

La presentación del acto y la lectura del acta del jurado del galardón convocado por le periódico El Tapín, corrió a cargo de la profesora de Musicoterapia y Música y Movimiento, Ana Urones, que fue la encarga de ir dando paso a los distintos discursos. Abrió el turno Carmen Rodríguez, en nombre de los alumnos, que empezó recordando sus inicios en la escuela “cuando no existía el emplazamiento actual y había una dispersión entre los colegios de Posada y Lugo y la Casa de Cultura”. De la escuela dijo que “destaca por la diversidad musical y por un profesorado comprometido que hacen que sea una escuela que crea familia”.

Por parte de los profesores el encargado de dirigirse a los presentes fue Pedro Pangua, responsable de Música Tradicional, quien destacó que desde su apertura “han pasado por las aulas 1.451 alumnos, una cifra muy importante”, y agradeció la concesión del premio además de dar un “aplauso a la labor de El Tapín elemento dinamizador de la cultura del día a día en Llanera”.

El director de la Casa de Cultura José Paz, empezó su intervención destacando la labor que viene desarrollando El Tapín desde su fundación, siendo “la voz e imagen no sólo de los vecinos de Llanera sino también de transeúntes y foráneos”, y añadió que “vuestro trabajo, hace que además de informar y entretener agradéis y disgustéis a las mismas personas, pero siempre lectores fieles a El Tapín”.

Para José Paz “la Escuela Municipal de Música de Llanera no es un lujo, ni un capricho, es una inversión y una necesidad”, y concluyó su intervención pidiendo a los presentes que “siempre, siempre, apoyemos la Escuela Municipal de Música de Llanera porque la Escuela no es un edificio, sino un servicio, no es una estructura, sino una actitud. Os aseguro que merece la pena”.

“Este es un premio al trabajo y la constancia de muchos años y de muchas personas”, empezó diciendo el alcalde, Avelino Sánchez, toda vez que “todos somos parte de esta escuela y por eso este premio es para todos los que creyeron y siguen apostando por ella”. Luego aseguró que “queremos y debemos mantener este magnífico proyecto”, y reiteró el apoyo municipal a la institución “y el hecho de que la escuela haya tenido que adaptarse a una situación difícil eso no quiere decir que no creamos en ella”, para terminar felicitando a El Tapín “por la gran labor informativa que desarrolla”.

 

Beca para Secundaria

Según desveló el editor de El Tapín, Roberto Álvarez, el periódico va a patrocinar una beca que irá destinada al mejor expediente académico del IES, con el fin de ayudar al estudiante a iniciar los estudios que inicie al término de su trayectoria en el instituto.

En relación al galardón Llanerense del Año, señaló que “debe mucho al impulso de José Julio Velasco, por su trabajo desinteresado y su apoyo permanente”, además de agradecer el soporte de “anunciantes y vecinos que lo compran gracias a los cuales podemos decir que doce años después seguimos aquí”.

Destacó luego el carácter pionero de la escuela y además de ser un “proyecto novedoso en lo cultural”, vino de la mano de una escuela taller “impulsada por el ayuntamiento que permitió formar a decenas de jóvenes de Llanera” y rehabilitar la Plaza de Abastos patrocinada por el Club Llanera de La Habana “cuyo centenario tuvo lugar este mismo año”.

“En el trabajo del personal de la escuela hay pasión y eso es una fuerza enorme, con un cuerpo de profesores entregados, lo mismo que el personal administrativo fundamental para que todo funcione bien y, por ello, todos los que forman parte de la escuela deben recibir nuestro reconicimiento”, terminó Roberto Álvarez.

Las intervenciones estuvieron jalonadas por actuaciones musicales a cargo de profesores de la escuela, y el cierre lo puso una versión lírica del Cánticu a Llanera. Después todos los invitados compartieron una cena-espicha.