Los ganaderos de Llanera apuestan por convertir el certamen en nacional

Publicado el 23/02/2015
El tapin Los ganaderos de Llanera apuestan por convertir el certamen en nacional

 El periódico El Tapín de Llanera se reunió con los ganaderos de las razas Asturiana de los Valles y Doble Gruppa, que participan desde hace años en el Certamen ganadero del concejo, que el pasado año cumplió su cuarenta aniversario. Los participantes alabaron la organización y las instalaciones, las mejores de Asturias, aunque algunos piensas que se debe dar un salto más como convertirse en el concurso nacional.

 Los ganaderos que participaron fueron: Manuel Prado,  Nicolás Alonso, Pablo Enrique Rodríguez, Avelino Coto, Antonio Fernández, Jesús Fidalgo, José Herminio Suárez y Alejandro y Ernesto De Juan. Además del concejal de Agricultura y Ganadería, Silverio Argüelles.

 Los más veteranos en el concurso recordaron sus inicios y el sentimiento que les produce el poder participar en todas las ediciones, “fuimos los ganaderos los que lo comenzamos, luchamos mucho por él hasta que el Ayuntamiento de Llanera se hizo cargo”, reconocen. Manuel y Pablo comentaron que en los comienzos eran los propios ganaderos los que preparaban las instalaciones, desbrozan el prado, plantaban las estacas para amarrar a los animales, con el dumper sacaban el cucho, “el día que acababas que estabas rendido después de dejar a los animales en tu finca tenías que quitar el toldo porque había que devolverlo, ya que era de alquiler”. Manuel aseguró que todos los participantes colaboraban, incluso los que llegaban de fuera del concejo, “Para nosotros el concurso es un sentimiento, no es igual que otros”.

 Jesús, que lleva participando unos 10 años, aunque  no puso asistir a dos ediciones, considera que la mayor diferencia con el resto de concursos que se organizan en la región es la organización, “el trato que te da el personal que tiene el concurso, desde limpieza, oficina, el reparto de paja, hasta el bar es impecable”. Esta afirmación la apoyan y comparten el resto de los participantes, ya que ellos se consideran parte de la organización. Ernesto comentó que los fallos o errores que se puedan dar en un momento puntual, se suele acudir a los organizadores para comunicárselo sin mayor problema.

De Juan aseguró que las instalaciones son las mejores de toda Asturias, “no hay ningún concurso donde tengas las facilidades del de Llanera, a nivel de bebederos, comederos, amarres, puedes dejar el coche al lado. Las vacas están muy cómodas allí”. Otro de los puntos importantes que quisieron resaltar es el gran espacio verde y la limpieza, afirmaron que en otros concursos brilla por su ausencia, “mucha gente deja de ir a verlo por esa razón”, apuntaron Herminio y Nicolás.

Los ganaderos de Llanera suelen acudir por lo general además de al de su concejo, al nacional de Cangas de Narcea, al de San Agustín en Avilés y al de Pola de Siero. Prado asistió a un total de nueve concursos este año. Todos coinciden en que en Llanera deberían subir los premios y las dietas, ya que consideran que se mantienen igual que hace 20 años. “Antes éramos menos a repartir ahora somos más y la preparación de los animales es más cara”, destacó Pablo.

 Ernesto comentó que los que hacen negocio en los concursos son los camioneros, que trasportan a los animales y los almacenes de pienso. “Las vacas de concursos comen piensos algo más caros que las del rebaño normal, las dietas y el ganar algún premio se va en pagar el porte y la comida”, destacó Manuel. Por su parte, Herminio aseguró que un ganadero que vaya a concursar debe saber que dinero no se va a llevar, porque son muy superiores los gastos. Prado puso como ejemplo el concurso de Somiedo, donde afirma que pierden mucho dinero sólo por sacar los animales de Bonielles, ya que les bajaron las dietas y más del 50% los premios. Además de pagar los cuatro días de hotel allí. Todos están de acuerdo en que se deben mejorar las dietas, porque no todos los ganaderos ganan, pero todos se gastan su dinero en preparar a los animales para que estén en las mejores condiciones posibles, consideran que es lo más justo.

 A pesar de perder dinero los ganaderos comentaron que acuden a los concursos para mantener su prestigio y porque es un hobbie para ellos, como a otras personas les puede gustar ir al fútbol. “Crea vicio, ya que aunque no lleves las vacas vas a ver los diferentes concurso”, apuntaron.

En cuanto a la idea de cubrir parte del recinto ferial, les parece una mejora para el concurso, ya que supondría poder usarlo para otros eventos. “Si contamos con una pista cubierta podríamos solicitar el concurso nacional, que sería un paso más y más prestigio para el certamen”, aseguró Manuel. Pablo explicó que se tendría que mirar muy bien cómo se debería cubrir, ya que su mayor atractivo es como se encuentra en la actualidad, “no se debería instalar una cubierta definitiva tipo pabellón, porque eso ya existe”, apuntó. Herminio opinó que la mejor solución sería cubrir la pista central y el resto dejarla al aire libre, ya que la gran amplitud del recinto permite sacar a las vacas sin ningún problema, aunque haya mucha gente. Jesús comentó que se necesita una pista, ya que en este momento la valoración del jurado se realiza en el prado en un círculo formado por vallas, “la pista se debería mejorar y colocar unas gradas, para que todos los asistentes puedan verlo, porque sólo ven bien las personas que se colocan delante”, reconoció.

Los participantes comentaron que en Llanera, continúan con las ganaderías los mismos de siempre, “cuando José y yo éramos niños acudíamos con nuestro padres al concurso y estábamos allí todos los días, pero esto ahora no se ve. No existe un relevo generacional”, afirmó Pablo. El concejal de Ganadería, Silverio Argüelles, comentó que si existen ganaderos jóvenes en el concejo, el problema es que la sociedad cambió, las familias tienen menos hijos y si los tienen son a edades más avanzadas. Pablo apuntó que el problema real es que los padres no aconsejan a los hijos que se queden en la casería, cuando antes si se hacía. Aunque Ernesto confesó que él tampoco lo aconsejó a su hijo, que sí que sigue con el ganado, “con esto comer vas a comer, eso hay que dejarlo claro, es una garantía”.

Para llegar al concurso los animales se preparan a lo largo de un año. “Cada uno prepara en función del dinero”, afirmó Manuel, pero Herminio no está tan de acuerdo con esa opinión y comentó que para prepararlas hay que separar a los animales de concurso y los de la cuadra, “todos los ganadero sabemos cómo tratar a las vacas para que duren y funcionen. Tienes que valora si quieres animales para un año o para más y ahí hay que romperse la cabeza y planifica”. Pablo aseguró que la preparación empieza desde la selección no sólo el año antes del concurso, “hay que diferenciar los que compran vacas para concurso y los criadores, yo compro vacas que pienso que van a dar dinero y si luego valen para el concurso bienvenidas sean”. Herminio comentó que esa gente compra vacas porque puede permitírselo y tener las mejores, pero no son exclusivas para el concurso, sino porque les gusta tener un rebaño de vacas buenas seleccionado, ya que sólo acuden a dos concurso.

 Jesús aseguró que la mejora en los concursos se consiguió con la variabilidad de los participantes, ya que hace 40 años participaban todo ganadero o gente de ganadería, pero ahora hay diferentes tipos como constructores o empresarios que son propietarios del ganado. “Al contar estas personas con la ganadería como segunda actividad, ya tienen un dinero fijo que les llega que no tienen los ganaderos, y eso les permite invertir. En la ganadería tu accedes a criar y vender esa vaca”, opinó.

Todos los ganaderos están de acuerdo en que la ganadería y la preparación mejoró mucho en estos cuarenta años, gracias a la selección y la compra de los animales también fue uno de los factores. “El concurso de Llanera llegó a donde llegó por la participación de gente con muy buenos animales y con dinero comprando. Si hubiéramos seguido cómo empezó sólo participando los de Llanera tendríamos un certamen de ámbito local”, aseguró Pablo.

Los participantes echan de menos el ambiente de camaradería, compañerismo, ayuda y cooperación, “en la pista éramos rivales, pero a la hora de comer las mujeres traían comida, comíamos todos juntos en las mesas del bar”, apuntó Ernesto. Herminio aseguró que esto ya se perdió porque impera la competitividad. “Yo voy a los concursos a pasarlo bien eso sólo es un día y el resto yo convivo con los vecinos”, comentó. Argüelles comentó que los ganaderos de Llanera existe mucho compañerismo y solidaridad, “nunca falta ninguna mano para ayudar al resto a sacar a los animales a pista”.

Los ganaderos explicaron como es el día a día en el concurso. “Cada uno tiene sus necesidades y costumbres. Puede traer sus animales en un camión o compartirlo con varios. Hay un orden, nosotros llegamos de los primeros para lavar a los animales y que descansen antes de salir a pista”, explicó Manuel. Pablo comentó que los que salen antes a pista son los de Doble Gruppa y tienen menos tiempo para descansar. “No nos hablamos el día que salimos a pista, que solemos llegar muy temprano. Siempre te das una vuelta el día antes para ver las vacas de los demás, y suele aparecer alguna en pista que no viste. Con los resultados vas viendo lo que valora el juez”, aseguró. Prado apuntó que existen dos mitos en los concursos que son mentira, el primero es que los que van a los concursos son ricos y el segundo que todas las vacas gordas son buenas.

 Varios de los participantes son jueces en los concursos y explicaron lo que se valora en los certámenes, “lo que hay que tener presente es que es un concurso de belleza y tienen que presentarse las mejores, no pueden tener ninguna tara y las comisiones deben de preocuparse de admitir a los mejores animales, porque es un perjuicio para la raza y un desprestigio para el concurso”, opinaron. Se valora la preparación, el aspecto general, la genética y no sólo la morfología, sino compararla y ver el momento en el que se encuentra el animal. Jesús aseguró que dentro de lo básico cada juez tiene unos gustos. “Suele llegar un punto en el que tienes que elegir la que tu consideras la mejor, pero todas son merecedoras de ganar las que han llegado al final”, afirmó.