Hace once años me ponía al frente de la Librería Pergamino

Publicado el 07/02/2015

Hace once años me ponía al frente de la Librería Pergamino, en El Cruce, una aventura que emprendía cargada de ilusión. Ahora, con mucha tristeza, me toca cerrar esa etapa. Como a otros pequeños comerciantes estos últimos años las cosas se nos han puesto cuesta arriba y resulta muy difícil aguantar el tirón.

Esta carta pretende ser una despedida a todos esos vecinos, clientes fieles  que me han acompañado durante todos estos años,  y también, desde lo más profundo de mi corazón, darles las gracias, muchas gracias, por haber estado también en los momentos más difíciles, en lo laboral y en lo personal,  demostrándome que son más que clientes: se han convertido para mí en verdaderos amigos. Por ellos, y por toda una generación de niños a los que he visto crecer, me cuesta tanto esta despedida. Gracias, de verdad, y hasta siempre.